LOS DEJAN DESNUDOS

Por la sastrería de Harry Pendel desfilan los personajes más importantes de Panamá. El probador se convierte en un confesionario en el que se escuchan secretos de toda índole.  Como el personaje de John Le Carré no es sordo, escucha conversaciones y secretos. Un sastre… puede convertirse en confesor, psicólogo, amigo, amante y… espía. Igual que la tubería legal y financiera creada por Mossack Fonseca para generar cáscaras para que los poderosos del mundo puedan ocultar sus fortunas.

Por Carlos A. Villalba

Cuando en la Argentina sean las 15 del lunes 9 de mayo -las 18 GMT, como anuncian los responsables de la investigación-, se dará a conocer la base de datos con información sobre más de 200.000 compañías offshore que son parte de los Panamá Papers.

Será la más gigantesca liberación de datos sobre empresas secretas y las personas implicadas en ellas de la historia, gracias a los 2.600 gigabytes de información filtradas a través de 11,5 millones de documentos que abarcan un período comprendido entre 1970 y la primavera boreal de 2016, el goteo más grande de la ya rica historia de fugas o hackeos digitales.

Los primeros resultados de la investigación fueron presentados el 3 de abril de 2016 a través de 109 periódicos, canales de televisión y plataformas digitales de 76 países. Dos días después lo publicó VaV a través de la nota “The Panamá Higienol”, en la que se consignó que el presidente Mauricio Macri entraba “a la cancha” del escándalo mundial, tras el descubrimiento de una primera empresa ultramarina, que no presentó en su declaración de bienes.

El abogado y escritor panameño Ramón Fonseca Mora y el abogado alemán Jürgen Mossack, llegado a la nación canalera siendo niño, son los capitanes en una industria de alta mar que ha tenido un impacto importante en las finanzas del mundo desde los años 1970: la generación de canales para la transferencia de bienes mal o bien habidos a guaridas fiscales, que nada preguntan y todo protegen.

A través de sus circuitos se registraron 214.488 entidades corporativas,  entre ellas empresas, fideicomisos, fondos y fundaciones alojados en 21 guaridas fiscales de Hong Kong a Nevada en los Estados Unidos, y controladas por figuras que van desde jefes de Estado –sólo cinco en ejercicio-, políticos, multimillonarios rankeados en las listas de Forbes, funcionarios FIFA, estrellas del cine,  estafadores, capos de la droga, empresas de la lista negra por el gobierno de Estados Unidos, hasta traficantes de arte, armas, personas o diamantes.

2 tamaño pp

Hay un hilo común entre, por ejemplo, los miembros del círculo más cercano a Vladimir Putin, el encargado de lavar dinero de un robo récord en el Reino Unido, un traficante de drogas convicto por matar a un agente estadounidense de la DEA y Mauricio Macri, su ex ministro y hoy intendente de Lanús, Néstor Grindetti, el capo de Torneos y Competencias y hermano del actual vice ministro de Seguridad, Alejandro Burzaco o los familiares directos del secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis: todos utilizan o utilizaron cascarones empresariales creados por Mossack Fonseca.

Islas de piratas

Las guaridas fiscales tienen hoy en América Latina y el Caribe la misma función que en siglos anteriores cumplían la “Isla de la Tortuga” y otras similares del Caribe, donde los piratas ocultaban el producto de sus fechorías. A juicio de Jorge Gaggero, economista especializado en finanzas y administración tributaria, la diferencia, más allá de los trajes finos, los perfumes y las patas de palo o los parches en el ojo, radica en que en los últimos 50 años, “los piratas y los bucaneros son los grandes empresarios locales, las empresas multinacionales y los bancos y ricos globales” y el producto oculto son las múltiples formas modernas del dinero.

Según el miembro del capítulo latinoamericano de la red Tax Justice, desde su constitución, el Grupo Macri aprovecha al máximo esos refugios opacos, como lo aseguró al diario Página 12.

“Los Macri usan estas facilidades offshore desde los orígenes de sus negocios en Argentina. Resulta sabido que en los 70 y los 80 -década de oro para la familia-, el destino preferido de los fondos evadidos y fugados del país era la banca del cantón italiano de Suiza, ubicada en Lugano”.

El Grupo Macri tiene responsabilidades en la fuga de divisas, la principal herramienta que históricamente quitó excedentes del circuito económico argentino. Las firmas Socma y Correo Argentino aparecen en los listados de fuga del 2001. Por otra parte, se benefició en 1982 con el endeudamiento y estatización de la deuda de Sideco, Pluspetrol, Socma, Iecsa, Manliba y Dragados y Obras Portuarias y Rszya Producciones, empresas además, sospechadas de autopréstamos, de acuerdo al seguimiento del Centro de Economía Política Argentina (CEPA).  En 1989 se conoció el cobro de sobreprecios al Estado en el servicio de recolección de basura de Manliba y estuvo involucrada en la estafa de Sevel por contrabando de autopartes, gracias a la que evadió 55 millones de pesos/dólares, en un caso por el que Mauricio Macri fue condenado y luego beneficiado por la corte menemista.

Expertos e investigadores coinciden en que las empresas ficticias juegan un papel fundamental en la canalización de los flujos financieros ilícitos de la evasión fiscal corporativa, la corrupción gubernamental y la actividad criminal.

El día del “destape”, se conocerán todos los nombres, algunos serán inocentes, la mayoría tendrá algo que ocultar. El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), tiene todo listo para entregar la información recogida por el diario alemán Süddeutsche Zeitung a los suscriptores de sus boletines, entre los que se cuenta VaV, los que podrán realizar búsquedas por nombres para conocer las entidades relacionadas con determinada persona, como directivo o como beneficiario final, y no incluirá registros bancarios, transacciones financieras, correos electrónicos, fotografías ni números de teléfonos.

Las planillas Excel ya fueron distribuidas; el lunes 9 podrán empezar a llenarse. Contendrán los nombres ubicados en 200 países y territorios incluyendo, cuando sea posible, la identidad de los verdaderos dueños de la empresa, 570 de los cuales son argentinos. La base de datos interactiva también incluirá información sobre más de 100.000 empresas adicionales que formaban parte del estudio sobre compañías de ultramar que el ICIJ publicó en 2013.

Juego de tronos

El viernes 6 de mayo las “partes” empezaron a gastar los últimos cartuchos de una disputa que tiene final lacrado para el lunes 9. Mossack Fonseca & Co. anunció que iniciaba acciones “contundentes” para impedir que el ICIJ divulgue parte de los documentos que generaron un tsunami de denuncias contra muchas de las figuras de todo cuño involucradas, investigaciones judiciales en distintos países y un alud de publicaciones en medios de todo el mundo, menos en la Argentina.

La firma informó que envió una carta de “cease and desist” al Consorcio, en la que lo insta a deponer el destape, “ya que se basa en un robo de información y una violación  al tratado de confidencialidad entre cliente y abogado, el cual nos debemos esforzar en proteger” y plantea un plazo determinado para adoptar acciones legales en caso de que no acepten el emplazamiento. “No es lo usual en nuestra firma tomar este tipo de acciones frente a los medios de comunicación y esperamos que la polémica no nos arrastre a futuras acciones legales”, amenaza con espuma formal el comunicado.

En el anochecer europeo de ese mismo día, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación aseguró haber recibido una carta de la fuente anónima  que filtró los PanaPapers al diario de Münich, en la que aseguró que “no trabaja para ninguno gobierno o agencia de inteligencia”.

John Doe, el nombre elegido por el responsable de la filtración se emplea en Estados Unidos en reemplazo de nombres reales para mantener el anonimato y, en un acción legal, para mantener en las sombras al demandante. Es equivalente a un “Juan Pérez” local, casi un NN.

Al explicar las motivaciones de su filtración atacó con dureza al estudio Mossack Fonseca porque influyó para “torcer leyes a nivel mundial para favorecer los intereses de criminales por décadas”. Explicó que las empresas fantasma “son utilizadas para llevar a cabo una gran serie de crímenes graves que son más grandes que la evasión de impuestos”, a pesar de lo cual, “la narrativa de los medios dominantes hasta el momento se ha concentrado” en ·lo que es legal y permitido en el sistema” y sentenció que “una cosa es exaltar las virtudes de la transparencia gubernamental en cumbres y grandes discursos, pero otra cosa es realmente implementarlo”.

El hacker siguió pegándole a los medios hasta meterse con un tema que en la Argentina generó críticas y polémicas, la forma en que expuso u ocultó la información aportada. “Muchas cadenas de noticias son parodias caricaturescas de sus propios perfiles” y los “multimillonarios parecen haber tomado las riendas de los periódicos como pasatiempo, poniendo límites a la cobertura de temas serios sobre la riqueza y la falta de fondos”. Con aire de comandante virtual proclamó que “la próxima revolución será digitalizada. O, tal vez, ya inició.”

https://panamapapers.icij.org/20160506-john-doe-statement.html?mc_cid=d492709145&mc_eid=8a19159348

Macris por todos lados

En apenas cuatro semanas la información sobre las sociedades extraterritoriales provocó la renuncia del primer ministro de Islandia, eyectó a un secretario de Estado español, dejó contra las cuerdas al jefe del Ejecutivo Británico, desencadenó investigaciones judiciales en decenas de países y generó acciones relacionadas con las guaridas fiscales.

En la Argentina los datos se suministran con cuentagotas; para John Doe, porque “varios medios de comunicación líderes tuvieron a editores revisando documentos de los Panama Papers”, pero “eligieron no darles cobertura”. Para Jorge Lanata, directamente, porque el gobierno de Macri llamó a La Nación y Clarín para “apretarlos” y “evitar el impacto” de primeras planas dedicadas a la “la investigación Panamá Papers, en las que hallaron que el Presidente figuraba en una sociedad offshore”. Hombre de Magnetto, el ex PPT sostuvo que “La Nación les dio bola” y Clarín no.

4 RICOS

Las publicaciones, de todos modos, no reemplazan a la realidad. Dese el 3 de abril hasta acá pasaron muchas cosas y trascendieron casi todas:

  • El 7 de abril, fiscal federal Federico Delgado inició una acción penal contra el presidente Mauricio Macri por presunta “omisión maliciosa” en su Declaración Jurada, a raíz de la revelación de que participó en dos empresas offshore en Panamá y las islas Bahamas.
  • El juez federal Sebastián Casanello, que en diciembre pasado sobreseyó al ya presidente Macri en la causa de las escuchas ilegales y hoy está a cargo de la investigación sobre las cuentas del mandatario y su familia reveladas por los Panamá Papers, libró exhortos a las autoridades de los países, donde funcionan guaridas fiscales, para saber si el jefe de Estado figura como accionista en las firmas Fleg Trading LTD (Bahamas) y Kagemusha SA, (Panamá).
  • En el caso de Fleg Trading, tanto el mandatario como su padre y titular de la compañía, Franco Macri, sostuvieron que estaba destinada a hacer inversiones en Brasil -donde el grupo operaba desde muchos años atrás a través de SOCMA-, en la empresa Pago Fácil que nunca se concretaron. Sin embargo, se produjeron nuevas denuncias acerca de su registro en el “Cadastro Nacional de Pessoa Jurídica de la República Federativa del Brasil el 12 de diciembre de 2002, con domicilio en Nassau, Bahamas y que al momento de la consulta 13-04-2016, resulta activa”. El negocio se habría concretado a lo largo de seis años; las versiones agregan que “se habrían borrado en el último mes datos del Directorio de Fleg Trading”.
  • El ex ministro de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires y actual intendente de Lanús, Néstor Grindetti, quedó implicado en los PanaPapers que muestran que entre julio de 2010 y junio de 2013, mientras ejercía sus funciones junto a Macri, tenía poder legal sobre Mercier International SA, constituida en Panamá en 2010, para gestionar fondos de la compañía depositados en el banco suizo Clariden Leu Limited.

Sobre el tema, Sueddeutsche, diario motor de las denuncias, dijo a sus lectores que “Hace poco fue noticia que otro íntimo (de Macri) incluso fue buscado por la Interpol”, en relación a Grindetti sobre quien pesaba “una orden de detención internacional” ya que la “Justicia de Brasil exigió su detención por crímenes contra disposiciones fiscales y las relaciones de consumo”, una situación que recién se ajustó el 30 de marzo.

http://www.sueddeutsche.de/politik/argentinien-macri-und-die-offshore-riege-1.2966168

5 macri grindetti

  • La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), había denunciado a ambos funcionarios de la CABA, vinculados a una emisión de bonos Tango serie 8, a una tasa de 12,5%, mucho más elevada de la que lograban otras provincias , con la que la Ciudad obtuvo u$s 475 millones de dólares y contrató al banco Credit Suisse y a KBR Corporate Finance para su administración. El Credit Suisse controlaba al Clariden Leu AG, en el que Grindetti manejaba una cuenta en Suiza.

A pesar de la vinculación directa, el fiscal Delgado pidió que las investigaciones se tramiten por separado.

  • El primo del Presidente, intendente de Vicente López y titular del Grupo Bapro, Jorge Macri, es propietario de dos empresas offshore: Latium Investments INC y Artecity N204, LLC, ubicada en Florida.
  • El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avrujes el director de la empresa Kalushy; tesorera y número dos de esa compañía es su mujer, Elisa Virginia Alfie. La sociedad anónima tiene status “vigente” y fue creada en 1992, antes de que el hombre cercano a Marcos Peña integrara la DAIA.
  • El presidente de Boca Juniors,Daniel Angelici, íntimo del primer mandatario, sindicado por la diputada Elisa Carrió como operador de Macri en la Justicia, figura como uno de los directores de Corbalan Services Inc, registrada en el país centroamericano.
  • El actual secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Pablo Clusellas ofició durante 10 años de intermediario entre su estudio jurídico y Mossack Fonseca.

Desde Alemania el Sueddeutsche informaba al mundo que “Una vez más hay noticias desde el círculo íntimo del presidente de la Argentina y los Panamá Papers” y “Ahora cae sobre otro amigo de alto rango de los líderes: Pablo Clusellas, su secretario”.

http://www.sueddeutsche.de/politik/argentinien-macri-und-die-offshore-riege-1.2966168

  • La esposa, el suegro y los cuñados del secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, aparecen en una de las tramas más espesas. María Sol Ascónape, figura en un amplio poder para manejar la firma offshore Parquemar Group. Su padre, Martín Ascónape, es la figura central de ese entramado. Es un próspero empresario inmobiliario que aportó fondos a la precampaña de Macri en 2014, al igual que si hijo Matías

Además de las sociedades mencionadas, la familia Macri, Franco, Mauricio y sus hermanos, están relacionados con, al menos, otras ocho sociedades que están a nombre de sus lugartenientes,  empleados y amigos. La primera aparece en los PanaPapers y las siete restantes surgen de la investigación conjunta de El Destapeweb e infoeconomico.com.

  • Macri Group Panamá S.A. A los pocos meses de creada,  cambió su razón social vía Mossack Fonseca por Metro Consulting PTY
  • Cap Loren Panamá S.A. con Mossack Fonseca en 1999, luego disuelta.
  • Orion Alliance Corporation: abierta en 2013
  • Atoll Services Group Inc: desde 2007
  • Pymore Ventures Holding SA: desde 2010
  • Danae Alliance Company SA: abierta en 2015
  • Aspent Portfolio SA: también vigente desde 2015
  • Rockford Holding Group SA: desde 2011

 

En paralelo a la creación de la sociedad Fleg Trading Ltd. en Bahamas, Franco Macri “hizo firmar a toda la familia un protocolo familiar que garantiza que cualquier decisión de venta de parte o todo el paquete accionario será un tema familiar, nunca individual”, según una nota del diario Clarín de 1998. Esto demuestra que la inclusión de su hijo presidencial en las sociedades “no resulta un hecho circunstancial, sino que constituye una participación activa junto con la de Gianfranco y Mariano, sus otros hermanos involucrados en Panama Papers”, según la interpretación documentada del CEPA.

http://centrocepa.com.ar/el-papel-de-las-guaridas-fiscales/

Y todas las corporaciones todas

La lista dejará al desnudo el nombre de 570 argentinos, sin embargo ya se difundieron los nombres de algunos de los más importantes:

  • El CEO del Grupo Clarín, Héctor Magnetto; Gregorio y Jorge Pérez Companc; los Blaquier, propietarios de la agroindustrialLedesma; Eduardo Eurnekian, del grupo Argentina 2000;

los hermanos Pagani, dueños de Arcor SA; Alejandro y Carlos  Bulgheroni, dueños del 50% del Grupo Bridas; Miguel Madanes, titular de ALUAR; Alejandro Roemmers, Claudio Belocopitt, presidente de Swiss Medical Group; la emblemática láctea Mastellone Hnos;  Francisco de Narváez, dueño de El Cronista y accionista de América TV, y el supermercadista Alfredo Coto.

6 la nacion

  • Otro de los grupos enredados en la trama es La Nación. El diario que fundara el general Bartolomé Mitre, se vio obligado a publicar en su edición del domingo 10 de abril que tanto la empresa “La Nación SA como su director, el señor Julio Saguier, aparecen involucrados en la investigación de los Papeles de Panamá”. La familia Saguier, dueña mayoritaria del matutino, está vinculada a los paraísos fiscales desde hace más de 20 años; incluso la compra de sus propias acciones fue realizada desde empresas con domicilio en las Islas Vírgenes Británicas, con inscripciones en Luxemburgo, Delaware, Islas Caimán y, ahora, Panamá. Aparece en la Inspección General de Justicia de Argentina como filial de una “Corporación Extranjera” y está implicada en una causa por “evasión agravada”, inconclusa desde 2003, por indicios de haber incurrido en la comisión de delitos fiscales y defraudatorios para con el Estado argentino por una deuda con la AFIP estimada en $400 millones de pesos.

Está perdiendo imagen a tu lado…

Entre el 30 de marzo y el 28 de abril pasado, el gobierno del presidente Mauricio Macri perdió 6 puntos de aprobación. Al arrancar mayo, los argentinos que desaprueban su gestión suman el 46,1%; lo aprueba el 40, 1% y prefiere no opinar un 13,8%. Lo números están muy lejos de aquellas simpatías astronómicas que alcanzaban las sonrisas y los globos con los que prometía que no habría inflación, ni despidos y el anuncio del tránsito hacia la felicidad de la “pobreza cero”.

7 encuesta

Del 91% de sus votantes que mantenían su fidelidad en diciembre, en la actualidad solo queda el 75%; el 51% del ballotage está drenando con rapidez.

La realidad es más fuerte que cualquier especulación y que cualquier campaña de medios; seguramente las medidas económicas, los aumentos siderales de alimentos y servicios, están entre los serruchos más poderosos de la imagen del gobierno y su presidente. Sin embargo, en una gestión que trata de tapar esa situación tras una supuesta “pesada herencia” y frente a la que agita la “corrupción”, que su principal figura aparezca vinculada a compañías fantasmas, evasiones impositivas o delitos de contrabando, le genera un costo que ya empieza a notarse. Otro mordiscón le pegan las relaciones estrechas entre los amigos presidenciales, favorecidos por la obra pública del PRO en la Ciudad y la Nación, que ahora aparecen como socios y compañeros de ruta de los empresarios enfocados desde Comodoro PRO y desde las cámaras de todos los canales.

El “Barómetro presidencial” de la consultora DICEN, al que tuvo acceso VaV, muestra que el 47% de los argentinos considera que “está mal” que Macri “sea parte de los Panamá Papers”; sólo el 28% acepta su opinión de que “No tiene nada de malo” y el 25% restante no se enteró del tema o prefiere no opinar sobre él.

Seguramente allí radican las razones por las cuales el gobierno tira la pelota afuera y apunta contra el kirchnerismo y, sobre todo, por las que “aprieta”-según Lanata- a sus principales sostenes comunicacionales para que oculten las noticias que hoy dan la vuelta al mundo, de la mano de la revolución digital e John Doe.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Tristán GARCIA TORRES dice:

    Ante tales sospechas y ya imputaciones graves al Presidente Macri y varios de sus funcionarios, éstos son los que deben probar su inocencia ante la Justicia; y no esperar a que los acusadores (fiscales) acrediten con pruebas su responsabilidad penal. Esto lo pienso SIEMPRE, tanto con respecto a la gestión kirchnerista, como a la macrista. El funcionario tiene la obligación de probar su inocencia; a diferencia del particular a quien le deben probar los acusadores su culpabilidad delictual. Así deben ser las cosas en un Estado de Derecho. Veremos qué pasa ahora, con los funcionarios de ambas gestiones gubernamentales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s