MARCHA DE LA RESISTENCIA Y LA CONSTRUCCIÓN

Un hermoso sol hizo del atardecer una postal. Una foto perfecta para el inicio de una nueva marcha de la resistencia, las cuales fueron interrumpidas más de diez años durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. El calorcito de agosto abrazaba y daba la bienvenida a abuelxs, Madres, padres, hijxs y nietxs. Todos se sumaron a la convocatoria para marchar alrededor de la plaza con una sola consigna: “Por el derecho a trabajar, resistir sin descansar. Cristina Conducción”. La misma plaza que fue testigo de que en menos de 24 hs. todo contexto, todo lo que rodea a uno, puede cambiar abruptamente. Incluso mucho más de lo imaginado.

Fotogalería: Gabriela Manzo / Fiorella Tomasello / María Guerreri / Paula Acunzo

Música, mates, videos, choris, cantos y pintadas. Murgas, poemas y flores. Miles de flores (que algunos llaman paraguas). Todo valió para aguantar a la lluvia que comenzó a las 22hs del viernes 26 de agosto y continuó hasta finalizado el acto central, el sábado 27 a las 17hs. Sin embargo, la marcha alrededor de la plaza nunca, en ningún momento, paró. Ni descansó. Pese a la lluvia, y a un frío inesperado luego de “tanto tiempo de clima ideal”, no se dejó de resistir 24 hs. ininterrumpidas. Los relevos llegaban en el momento justo y recibían las banderas y consignas de sus compañeros como un legado. El mismo que nos dejan las Madres porque hoy, nuevamente, “el enemigo está dentro de la Casa de Gobierno”.

Durante la madrugada del sábado la lluvia dio algún respiro y lugar a otras tantas pitadas. El agua aguantaba allá arriba, en su casa natural. Mientras tanto se convocaba a todos los santos y gualichos posibles. Ninguno resultó: a partir de las 11 de la mañana la combinación de viento, lluvia y frío hizo de la marcha de la resistencia una movilización épica: “hermosa, linda y reconfortante” (como afirmara Máximo Kirchner en el cierre). Las carpas de la organización se volaban mientras que la columna, que seguía girando, se unió en un círculo humano sin principio ni fin. Bombos, trompetas y una sola voz se escuchaba en todo el país.

Cumplidas las 24hs de movilización, los oradores esquivaron la cortina de agua que los separaba visualmente del pueblo. Un pueblo empoderado que ve en ellos más que ex funcionarios, políticos o dirigentes sociales. Allí ve reflejado el deseo de que estas botas que gobiernan por los votos termine lo antes posible para poder, de una buena vez, no solo resistir… sino también construir. Siempre con Memoria, Verdad y Justicia.

 

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s