EL DELITO DE MILITAR

(Por Leonardo Anolles / Fotos Gabriela Manzo y Ayelen Magnin) En la misma  semana que la Justicia confirmó el sobreseimiento del Presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, acusado de haber beneficiado a varios bancos durante su gestión en junio de 2001, son procesados 2 militantes por colgar una bandera con la cara de Néstor, Quique De Pedro y Cristina kirchner en el edificio de Comodor Py. De esta forma queda al descubierto el doble estándar que existe en gran parte de la justicia y la voluntad de persecución política e ideológica.


La causa a los delegados de Sindicato de Trabajadores Judiciales (SiTraJu) se inició el 13 de abril, fecha en la que sucedió el hecho. Los delegados permanecieron varias horas detenidos en la comisaría 46. La justicia y su brazo policial actuaron con la rapidez que no las caracteriza en otras causas y no hicieron lugar en ningún momento a los argumentos esgrimidos por los trabajadores respecto al ejercicio de la libertad de expresión y la libertad de acción sindical, siendo esto lo preocupante y da a entender una persecución manifiesta.

 

El pasado 27 de septiembre la Sala II de la Cámara Federal confirmo el procesamiento de los militantes por colgar una bandera en último piso de Comodoro Py el 13 de abril pasado, cuando la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue indagada por el juez federal Claudio Bonadio en la causa del dólar futuro.

Los militantes fueron procesados por el delito de desobediencia a funcionario público, que tiene una pena de 15 días a un año de prisión. Independientemente de la acusación, la pena y el procesamiento, una parte de la justicia pone de manifiesto sus intenciones, amedrentar.

militantes-4

PERSIGUIENDO MILITANTES

Hoy el Poder Judicial cumple su rol dentro de un esquema de persecución estatal y lo que refleja un modelo de Estado que prescinde de la participación popular. La demonización de los militantes no es una nueva herramienta para los grandes medios de comunicación, quienes desde siempre intentan instalar una visión negativa de la participación política en el sentido común de la sociedad.

La creación de un sentido común da paso a una constante intervención policial en actividades militantes y represión en las movilizaciones sociales y sindicales (ejemplos sobran: compañeros detenidos por pintar murales; por organizar una radio abierta o simplemente por expresarse en una publicación impresa como La Garganta Poderosa). En este contexto procesar delegados sindicales es también parte de la nueva política para los trabajadores.

militantes-6

La justicia se esconde detrás del discurso de imparcialidad para aplicar sus verdaderas intenciones de perseguir a todo aquel que piense distinto y desmovilizar al pueblo. Es inadmisible para una democracia  y un estado de derecho que se procese a dos personas por colgar una bandera de la terraza de un edificio y no puede entenderse de otra manera más que una persecución a la organización gremial.

Que en la misma se sobresea a uno de los responsables de la mayor estafa al pueblo argentino muestra a las claras que, más allá del doble estándar, lo que se manifiesta es un sector del poder judicial al servicio de los poderes hegemónicos y en contra de la organización popular. Este proceder de la Justicia deja al descubierto el funcionamiento de ciertos sectores corporativos del poder judicial, que oscilan y fallan según los tiempos políticos. Detrás del discurso jurídico esconden persecuciones, hostigamiento y disciplinamiento para militantes y trabajadores.

militantes-3-1

LOS GREMIOS DICEN BASTA

Ante esta maquinaria de persecución que se ha instalado desde diciembre pasado los sindicatos deben tener un rol central confrontando con las políticas del Gobierno. Este procesamiento es una amenaza clara y concreta a los trabajadores y a su participación en la discusión no solo salarial sino política.

Un gran sector del movimiento obrero compuesto por diferentes gremios y organizaciones, han redactado un comunicado que cuenta con la firma de más de 50 organizaciones gremiales de la CTA (Autónoma y de los trabajadores) y de la CGT (en distintas líneas). Allí dejan en claro, más allá de la obvia defensa a los delegados gremialesun posicionamiento institucional como movimiento obrero. Que tantos sindicatos hayan adherido y acompañado esta postura habla de la solidaridad del de los trabajadores y también da un mensaje al poder de facto (hoy también poder formal): “basta de perseguir a los trabajadores, si tocan a uno, se están metiendo con todos”. 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s