NOS CLAVARON UN GOL AL ÁNGULO

(Por Juan Esteban Kirchner) La visita del presidente Francés a Argentina no pasó desapercibida. Mientras los despidos masivos en el sector estatal se transformaron en una gran manifestación nacional, la comitiva europea se pavoneaba por la city porteña cual gallos en pleno gallinero. Plumas de todos los colores, asados palermitano, banderas al revés y penales mal pateados fueron algunos de los temas que ganaron la agenda en las redes sociales (nuevos medios de información y comunicación para muchos). Sin embargo la “civilización” que masacra latitudes vecinas con bombas (y al mismo tiempo no permite a los “bárbaros” pisar su suelo) nuevamente encontró tierra fértil para plantar sus ideas de progreso y desarrollo en suelo sudamericano, ayudando así a Argentina en este nuevo capítulo de su historia. La colonización pedagógica ya no es solo a través de la enciclopedia escrita, ahora es el turno de los contenidos en la feria de ciencia y tecnología más importante de nuestro país inaugurada hace 5 años: Tecnópolis.


La exposición universal de París, en 1889, premió a la ciudad de La Plata (fundada en 1882) con dos medallas: “Ciudad del futuro” y “Mejor realización construida”. Lo que no es poco, teniendo en cuenta que aquella exposición fue el bautismo de fuego de la Torre Eifel al tiempo que se cumplían cien años de la toma de la Bastilla. Era el reconocimiento de que los representantes europeos locales habían hecho bien los deberes. La ciudad de La Plata era un ejemplo de modernidad con clara influencia italiana, francesa y alemana en muchos de los edificios públicos y la arquitectura y urbanismo en general. Habíamos aprendido muy bien aquello del racionalismo triunfante, del “progreso” y el “desarrollo”, es decir la forma que debía tomar la “civilización”. Aquellos premios entregados por el viejo mundo era el broche de oro para dar por culminada la campaña al desierto y la inserción de Argentina en el mundo bajo los cánones y dictámenes de afuera, republicanismo francés y racionalismo inglés. La guerra civil había terminado, al menos en los libros de historia, y el unitarismo (y con disfraz federal) gobernó la patria para otros. Por crear una ciudad-puerto desde cero y por la cantidad de sangre derramada, dos medallas era lo mínimo que nos debían entregar: habíamos cumplido con los intereses impuestos desde afuera. Pero ésta era sólo una pequeña parte de la colonización pedagógica que estaba en marcha con la misma fuerza e interés que las locomotoras inglesas.

fundacion_la_plata

“¿Para que nos enseñan sobre las jirafas en las escuelas si aquí hay chimangos?”. Preguntas como esas se hizo en más de una oportunidad Arturo Jauretche en sus obras. Pasó a ser natural que sepamos más de los leones en las colonias francesas de África que del propio puma de nuestras pampas. Esa fue nuestra educación e instrucción en el aparato escolar fundado por Sarmiento, el cual está plagado de ejemplos como el citado. Un racionalismo triunfante. Una ciudad hecha y derecha. La intelligentza nos cultivó, hasta el día de hoy, con la enciclopedia o maestras provenientes de otras latitudes. Nuestro sistema nacional de educación se fundó con la ley 1420 de Sarmiento en 1884 y tuvo vigencia hasta el 2006, cuando Néstor Kirchner la suplantara por la número 26206. Durante más de 100 años fuimos instruidos bajo un sistema inspirado en Francia y Estados Unidos. El padre de la educación nacional copió aquel modelo sin importar lo que podían llegar a ser nuestras inquietudes locales y menos que menos las respuestas o soluciones criollas. Lo propio, lo nativo, lo indio, lo gaucho… lo bárbaro, debía ser erradicado de estas tierras, eso fue justamente la campaña al desierto: un genocidio (a algunos se les cortó la cabeza y a los otros se les puso el uniforme militar para matar a sus hermanos si no era trasladado a un zoólogico para ser exhibido a los blancos).

Es esa formación la que llevamos en nuestra mochila, que bien o mal nos ha instruido durante más años de lo que dura la formalidad escolar. Tal es así que las universidades nacionales también han distribuido entre sus alumnos conceptos europeos para resolver problemas americanos. Quizás esa sea una forma de entender porqué muchas veces nos quedamos sin respuesta o bien, lo más corriente, resolvemos problemas con recetas extranjeras. Europa era nuestro ejemplo en educación, urbanismo o bien en instrucción militar: fueron los galos, justamente, quienes instruyeron a los militares argentinos durante el último golpe militar para torturar, matar y hacer desaparecer 30 mil personas y disciplinar a otros millones. De la educación a la instrucción militar sin mediación alguna. De las ideas plasmadas en papel, edificios o balas, al asesoramiento en la muestra de ciencia y tecnología más grande de Sudamérica y hecha por sudamericanos: Tecnópolis.

56369ebf1f165

El avance civilizatorio de los trajes modernos no tiene fin. La diferencia es que ese traje puede ser teñido de verde olivo o de azul francia, depende el país que se invada. Aquí no hicieron falta las balas de plomo (exceptuando el período nombrado de la dictadura militar del 76 al 83). La última batalla había sido Vuelta de Obligado en 1845, la cual pretendía instalar el libre mercado que hoy nos está poniendo la soga al cuello. Pero desde allí en adelante alcanzó con la copia lisa y llanamente de las enciclopedias francesas o bien con la construcción de ciudades enteras para no dejar dudas del destino de este país. Toda una paquetería educada que pasa desapercibida pidiendo permiso pero cala mucho más profundo de lo que imaginamos. Tanto que ni cuenta nos damos al citar a autores franceses a la hora de una discusión política o bien utilizando su sombrero adaptando nuestra cabeza a él y no al revés.

Fue justamente Sarmiento quien instaló con el aparato escolar como instrumento y, hasta el día de hoy, la idea de civilización o barbarie. Jauretche la nombra como la primera zoncera sobre la cual se apoyan muchos imaginarios de nuestra época actual y pasada. Una zoncera que justificará a todas las demás, pero que sobre todas las cosas nos hace creer que lo civilizado es lo bueno, por lo tanto todo lo otro es lo malo y ambas no pueden ni deben convivir. ¿Cómo vamos a confiar en nuestros intelectuales que denunciaban la entrega de este país al viajo mundo? ¿Cómo iríamos a confiar en los políticos que dieron visibilidad a quienes nos hicieron creer que eramos los bárbaros? ¿Cómo íbamos a ser nosotros, el país más austral del mundo, el que ponga en acción otra forma de pensar la educación y la comunicación con contenidos locales, hechos por y para este pueblo?

Durante 12 años no se permitió la injerencia en asuntos internos a los organismos internacionales de crédito como tampoco se expulsó a los jóvenes a buscar futuro en Europa. Se apostó no solo a la industria nacional sino también a la ciencia y tecnología local con argentinos y con todos aquellos “que quieran pisar el suelo argentino”. Aquella apuesta se sintetizó en Tecnópolis, un parque de la ciencia y tecnología al alcance de todos inaugurado en 2011. No tanto por ser de entrada gratuita (lo que no es un dato menor), sino más bien porque su contenido era hecho por manos patrias. Y entre tantos globos, anécdotas, perfumes, vestidos y saludos protocolares que coparon todas las primeras planas, se ha firmado un acuerdo para que sea el país europeo el que nos vuelva a enseñar cómo hacer las cosas tiñendo el celeste y blanco con un azul francia que ya habíamos olvidado. “Durante el periodo 2016-2018 habrá intercambio de exposiciones y contenidos científicos y culturales, asesoramiento y apoyo metodológico en la gestión de exposiciones itinerantes y creación de eventos”, se anunció una vez firmado el convenio.

0014319889

Hoy Francia atraviesa uno de los conflictos migratorios más notorios del viejo continente. La xenofobia es un justificativo más que suficiente para expulsar al otro, al distinto, al bárbaro. Mientras eso ocurre en su suelo, fuera de su territorio, Francia también forma parte de muchas de las milicias que bombardean pueblos, ciudades y países enteros bajo la premisa de “civilizarlos”. Hoy es Siria, mañana serán otros. Lo que explica, al menos una parte, que las elecciones en aquel país se estén disputando entre la derecha y la ultra derecha. Ese mismo país es el que desembarcó en Argentina para hablarnos de derechos humanos y de cómo debemos enseñar a través de una feria de ciencia y tecnología.

Desde la asunción del nuevo presidente en Argentina el terreno vuelve a ser fértil para que nos digan de afuera, sean buitres, gallos o águilas, lo que debemos hacer para progresar y ser un país conectado al mismo mundo que asesina a seres humanos de la igual forma que lo hicimos en nuestras tierras hace más de un siglo con el justificativo de que allí había solo un desierto. Todo en nombre de la civilización. Si esto no fuera así no entenderíamos muchas de las medidas tomadas por el nuevo gobierno ceocrático, entre otras la prisión de Milagro Sala sin una causa real (¿Una indígena representando a Argentina en el Parlasur? No, efectivamente esa no es la imagen que Macri quiere dar al mundo, siente la misma repulsión que tenía Sarmiento con el “salvaje” de Rosas).

Fuimos, entonces, los bárbaros quienes hicimos Tecnópolis. Fueron los civilizados quienes ahora entregaron ese maravilloso predio para que sean nuevamente los franceses quienes nos asesoren cómo llevarlo adelante y qué contenido darle. Como fuera en su momento para la construcción de la capital de la Provincia de Buenos Aires y para darle contenido a la educación, son nuevamente los europeos quienes nos ponen la mano en el remo para remar (en palabras de Sarmiento). La diferencia es que esta vez sabíamos remar, entonces les dimos el bote entero. Negrópolis me gustaba más. Pero seamos finos, como los franceses: nos clavaron un gol al ángulo.

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s