EL GOLPE SERÁ TELEVISADO

(Por Martín Schapiro) La corrupción es la nave insignia detrás de la cual las derechas del continente esconden sus proyectos políticos para limar a los gobiernos populares. El viento de cola lo sopla el aparato de medios hegemónicos. Así, en una sesión con pocos argumentos, Dilma Rousseff fue liquidada. La pequeña historia de José Genonino es un antecedente de cómo funcionan estas democracias infantilizadas por los dardos del mercado, con jueces paladines de la moral que radican empresas en paraísos fiscales.


367 diputados votaron a favor de la destitución de la presidenta del Brasil y su juicio político. 137 legisladores y una multitud se opusieron al que consideran un golpe “blanco” de Estado. No se escucharon los motivos, los argumentos, ni se mostraron pruebas de las acusaciones contra Dilma. Sólo se repitió un mantra con gran popularidad mediática: corrupción. La conspiración fue televisada, como un partido de fútbol. Estuvieron más en juego las emociones manipuladas por el poder de la propaganda, que las razones concretas y palpables.

dilma jovenComo si fuera un programa de preguntas y respuestas, cada uno de los diputados iba pasando por delante del atril para votar. Como quien manda saludos a la familia, decidían jurar en nombre de Dios, y por otros valores pisoteados, como la democracia, la paz. Portaban amuletos, se mostraban envueltos en
banderas. Fue un gran show, un juego de niños. Incluso, el diputado Jair Bolsonaro votó el impeachment conmemorando al coronel Brilhante Ustra, quien fue torturador de la actual presidenta de la nación.

Las acusaciones no son sintetizables en un slogan publicitario. Por eso ayer no se dijo que acusan a la presidenta de “incurrir en maniobras contables”, “modificar presupuestos mediante decretos” y “acumular deudas y contratar créditos con la banca pública”. Esos actos, podrían sugerir alguna “falta” administrativa, pero no suponen un “delito de responsabilidad”, que es lo que la Constitución contempla para la destitución de un mandatario. Es muy similar a la operación mediático-judicial montada en la Argentina a partir de la operatoria del Banco Central de vender dólares a futuro: podría criticarse una medida monetaria, pero se requiere de toda una maquinaria de construcción de sentido para desplazar el significante “corrupción”, y extenderlo como una manto de sospechas sobre toda una cadena de mandos con terminalidad en la ex presidenta.

1057761409

Detrás, en las sombras, el poder real, el económico, el de los medios hegemónicos, el judicial, dirigía las cámaras y pateaba el tablero: el que no respeta a los 54 millones de votos que dieron el triunfo electoral a Dilma, en que ahora ensaya un final de juego con berrinche y pataleta. Para los poderosos de siempre la democracia no es más que un juego, en el que todo vale con tal de ganar y conservar un Estado al servicio de sus negocios.

El 11 de mayo será el turno de los senadores. Los analistas coinciden en que se dejarán llevar por los mismo vientos, y que desde entonces Dilma tendrá 180 días para defenderse. Queda el gobierno en manos de Michel Temer, un vicepresidente traidor a lo Julio Cleto Cobos, apoyado en una oposición dispersa que no tiene planes de gobierno claros. Brasil en medio de una recesión económica quedará subsumida a los designios del gran capital transnacional.

000_9Q93Q

Una pequeña historia de corrupción

La tragedia de José Genoino podría haber sido un globo de ensayo de esta nueva modalidad de Golpe. Apuntalado por los focos mediáticos, un juez conduciría una persecución contra todos los altos cargos del gobierno y el partido, llevando la acción a un juicio de resultados cantados, al que, sin embargo, le faltaron pruebas.

Genoino fue uno de los condenados, sólo por su lugar de presidente del PT, y sin ningún elemento que lo vinculara al pago de coimas o a dinero mal habido. Le dieron seis años y once meses de prisión por corrupción activa y asociación ilícita. Se utilizó la teoría del “dominio del hecho”, ideada por Roxin para juzgar a los jerarcas del nazismo.

Antes de que los flashes iluminaran para dar rasgos de superhéroe al juez Sergio Moro, el violador serial de las garantías penales que investiga el escándalo petrolero, los medios brasileños tuvieron otro fanático al que encumbraron, en otro mani pulite. El juez del Supremo Tribunal, Joaquim Barbosa, encargado de juzgar el escándalo del mensalão.

201604171840227026

Una investigación por el supuesto pago de sobornos a diputados opositores, de la que también dijeron que era “la mayor de la historia de Brasil”, en la que cayó en desgracia quien fuera líder del PT en la Cámara de Diputados.

José Genoino nació en un pueblito de Ceará, hijo de campesinos pobres. Tras completar sus estudios secundarios con el apoyo de un curita parroquial de la zona, se mudó a Fortaleza para iniciar estudios universitarios. Allí tuvo su primera actividad como dirigente en la Unión Nacional de Estudiantes, opositora al golpe militar, y fue detenido por primera vez.

Tras su primera liberación se integró al Partido Comunista do Brasil y, con la intensificación de la represión, pasó a la clandestinidad, sumándose a la guerrilla de Araguaia. En 1972 fue detenido nuevamente y torturado. Tras cinco años en la cárcel, fue liberado en 1977, y amnistiado en 1979, tras las primeras grandes huelgas contra la dictadura. Distanciado de la lucha armada, participó de la fundación del Partido de los Trabajadores, y, en 1982, sería electo por primera vez como diputado.

1450314124_110516_1450314476_noticia_normal

Fue un hombre clave del partido en la Cámara, como articulador o jefe del bloque, conservaría su lugar durante 20 años ininterrumpidos. En 2002, la necesidad de reforzar las posibilidades presidenciales de Lula lo llevó a desistir de una reelección segura como diputado para competir por la Gobernación del Estado de San Pablo, una causa perdida en el bastión del PSDB de Cardoso. Aún así, fue el único candidato en la historia del PT en llevar la contienda a una segunda vuelta, donde fue inevitablemente derrotado.

Sin cargos electivos, y en condiciones de ocupar un ministerio importante, le pidieron que asumiera la presidencia del Partido, lo que aceptó a pesar de que implicaba el deber de disolver su propia tendencia interna e integrarse al campo mayoritario.

En esa condición de presidente partidario lo encontró el escándalo del mensalão. La investigación que acusaba al gobierno de pagar coimas a diputados derechistas a cambio de gobernabilidad legislativa. Sería instruida por el juez del Supremo Tribunal Joaquim Barbosa. A pesar de sus problemas de salud, que incluyeron un aneurisma y la colocación de un stent, el juez Barbosa se embarcó en diversas disputas procesales para negarle la prisión domiciliaria, que sólo le sería concedida tras meses de padecimientos.

Tras una trayectoria de más de cincuenta años, Genoino convive hoy con el estigma de corrupto y “mensaleiro”, según el apodo de la prensa brasileña y gran parte de la sociedad. Apenas reconfortado por el apoyo de su familia y sus compañeros del Partido de los Trabajadores, pasa los días en libertad vigilada en su única propiedad, una modesta casa comprada hace más de treinta años en Butanta, un barrio de clase media de San Pablo.

JOSÉ GENONINO CON CAPA

El día en que debía empezar a cumplir su condena, antes de entregarse, se paró frente a los fotógrafos que hacían guardia en la puerta de su casa y alzó el puño izquierdo.

-¡Viva Genoino! Gritó uno de ellos.

Genoino los miró y repitió el gesto.

-¡Viva el PT! – respondió.

El Juez Barbosa, que disfruta de su jubilación tras haberse paseado por las redacciones de los medios y universidades del mundo y recibir aquí mismo un premio a la transparencia de la Editorial Perfil, volvió hace unos días a ser noticia. Los Panama Papers revelaron que había adquirido un departamento en Miami valuado en más de un millón de reales, utilizando una sociedad offshore para no pagar impuestos.

4 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s