UNA MARCHA NECESARIA

(Por Diego Ignacio Latronico*) 10 de diciembre de 2015. La asunción de Mauricio Macri marcó un hito en la ofensiva contra los derechos de los/as trabajadores/as de la República Argentina. La transferencia brutal de recursos a favor de los sectores concentrados de la economía en detrimento del ingreso de los trabajadores puso al “trabajo”, a sus instituciones y a sus organizaciones en el foco de la escena. Despidos en el Estado, represión de la protesta social y tarifazo. Un cóctel explosivo que llevó al campo popular a buscar, lógicamente, en las organizaciones sindicales el sujeto que encare la resistencia a las políticas del macrismo.


De Diciembre a Septiembre

ATE fue el primer ejemplo de las organizaciones sindicales que comenzaron la resistencia llevando a cabo la primera movilización a Plaza de Mayo, contra los despidos masivos que sufrían los trabajadores estatales.

Por ese entonces se empezaba a hilvanar, desde las bases, la unidad sindical. ¿Qué unidad? La unidad inmediata, la urgente, la que necesitaba reflejos rápidos para contener los golpes constantes y contundentes; la unidad de acción.

paro-y-bombo.jpgLa transferencia de recursos comenzaba a deforestar el proceso industrial y los primeros impactos se sentían en los cordones industriales de la república. Fue allí donde los trabajadores, sin importar encuadramientos sino valorando necesidades y urgencias, comenzaban a unificar los pasos, las acciones y las luchas para aumentar la fuerza y contener los embates. Valga de ejemplo el Movimiento Sindical Rosarino (CGT) o el acto realizado en Villa Constitución por referentes de la Corriente Político Sindical Federal (CGT) y sindicatos de la CTA.

Y llegó el 1°de mayo. Un acto cuyo mensaje más fuerte provenía de la calle: más de 350 mil personas desbordaron la Avenida Paseo Colón dejándole en claro a la dirigencia gremial que se debe RESISTIR PARA AVANZAR.

ed1.jpg

A diferencia de la década del 90, donde la profundización de la crisis económica y la entrega de los recursos estatales terminaron de hacer trizas el sistema productivo y culminaron en la flexibilización laboral; la memoria colectiva inmediata de los derechos que supimos conseguir comenzó a hacer mella para que el pueblo trabajador haga frente a los embates del capital.

El 2 de Junio la CTA movilizó a la Plaza de Mayo, marcha significativa en número de concurrentes pero sin ser lo suficientemente representativa. No logró tener el impacto que ameritaba el momento. Ese acto prescindió de un actor principal para la construcción de una resistencia de las organizaciones obreras, la Confederación General del Trabajo (CGT).

Pero mientras los dirigentes se replanteaban la “superestructura”, los trabajadores, el pueblo argentino, reclamaba medidas de acción directa.  El famoso “paro generalse va gestando socialmente como un reclamo, como una medida urgente.

img-20160602-wa0016.jpg

En ese contexto se fueron tejiendo dos hechos claves para este análisis: El Confederal  de la CGT, que arrojaría una nueva conducción de la central obrera, y la organización de la Marcha Federal del pasado 2 de septiembre. Una organización que fue prudente y que esperó el proceso cegetista postergando su realización a la realización  de El Confederal .

Llegó la Marcha Federal

A diferencia de la Marcha Federal realizada bajo el menemismo, esta movilización fue contundente. A lo largo y ancho del país se fueron vislumbrando las unidades constituidas por los sindicatos. Gremios de la CTA y de la CGT se unificaban en un solo grito: contra los despidos, contra la inflación y el tarifazo, en defensa del modelo productivo.

IMG_4235

El pueblo así lo sintió y se volvió a congregar en ese lugar tan suyo como la Plaza de Mayo. No es que la movilización por el día del trabajo no haya sido contundente, pero en el imaginario popular volver a desbordar la Plaza de Mayo es la manera que nosotros, los que pertenecemos al campo popular, expresamos nuestra fuerza y poder. 

Las corporaciones se tienen a sí mismas, tienen el poder económico y el mediático, a los trabajadores nos quedan nuestras organizaciones y la calle, el espacio público. Por eso la demanda a nuestras organizaciones, por eso la necesidad de resistir, de movilizar, encontramos ahí el halo de esperanza que se vía en los cientos de miles que llenaban las diagonales, la Avenida de Mayo y la propia plaza.

IMG-20160902-WA0050

Puertas adentro esta marcha arroja otro mensaje claro a las dirigencias. Así lo entendió Yasky al referirse a la unidad de la CTA. Así lo venía entendiendo la Corriente Federal de Trabajadores encabezada por el bancario Palazzo, quien se plantó en el Confederal, reivindicando la construcción de una CGT que se enfrente a las políticas actuales, rechazando los cargos y aceptando la lucha y la pertenencia a la Central.  Pavada de victoria obtuvo esta Corriente que terminó torciendo la definición del triunvirato; conducción que se vio forzada a dar libertad de acción.

IMG-20160901-WA0071IMG-20160901-WA0076

La participación de los gremios de la CGT y la integración del placo con la dirigencia de la Corriente Federal en primera plana (Bancarios, Gráficos, Curtidores, Judiciales y  Aeronáuticos, SADOP, CEA, APSEE entre otros) dio la representatividad necesaria a esta marcha. Oxigenó las demandas a las dirigencias y preparó el terreno claro a una medida de fuerza que, de realizarse como se viene gestando, deberá tener una repercusión histórica: el paro general.

IMG-20160902-WA0039IMG-20160902-WA0054

Un logro del Gobierno

Deberá tomar nota el gobierno nacional: en tan solo nueve meses ha logrado la unidad de acción de la CTA y la CGT a lo largo y ancho de la patria –menuda gesta para un Gobierno popular, tamaña torpeza para uno de las corporaciones-.  También continúan con este plan de acción la CTA y la Corriente Federal de Trabajadores (CGT) convocando a movilizarse a la audiencia pública sobre la tarifa de gas el próximo 16 de septiembre. La duda está en que hará el triunvirato de la CGT en El Confederal del 23 de septiembre.

Lo positivo para los trabajadores es que más allá de esa rosca superestructural  hay espacios que han tomado debida cuenta de las necesidades populares. Han advertido que sin unidad el avance por sobre las instituciones y conquistas de los trabajadores es inminente y no podrá evitarse. 

Es un alivio y un compromiso para el campo popular saber que en las dirigencias sindicales se ha comprendido que luego de todo lo vivido, la patria y los trabajadores NO PODEMOS ESPERAR.

*Secretario de Cultura, Capacitación, Prensa y Difusión de SITRAJU-CABA (JUDICIALES)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s