MAURICIO SIN FRANCISCO

– Buenos días señor presidente, ¿cómo le va?

– Cómo está Francisco, un gusto

– Avanti

Eran las 9 y 37 de la mañana romana, las 5 y 37 en la Argentina, cuando los dos hombres entraron a la sala de la Biblioteca el palacio Apostólico del Vaticano en la que mantendrían los apenas 22 minutos de conversación a “quattrocchi” que generaría horas de radio y televisión y kilómetros de textos “explicativos” de “la frialdad y la distancia” o de “la nueva relación” entre ellos.

Por Carlos A. Villalba

Con esas frases iniciales de circunstancia ya estaba todo dicho. Un Papa es un Papa, un presidente es un presidente; un peronista es un peronista y un liberal es un liberal, más aún si los dos, en ambas situaciones, son argentinos.

En medio de todas las banalidades expresadas a través de la “emoción” de su muro de Facebook, Marquitos Peña, jefe de Gabinete de Mauricio Macri, tuvo una aproximación a la verdad con su rechazo a que “el cronómetro mida la eficiencia o no o la satisfacción o no de la reunión“. No habían terminado las reuniones en la capital italiana, cuando los medios electrónicos ya empezaban con su catarata interpretativa; un esfuerzo de hernia del Gobierno y sus medios para tratar de convertir el encuentro en lo que no fue, del otro lado una matemática cruel e irrefutable que muestra que 22 minutos es menos que los 53 que, un rato después, le concedió al obispo de Quilmes, Carlos José Tissera, o los 25 que tuvo el mexicano Enrique Peña Nieto, la media hora con Ollanta Humala o con Dilma Rousseff, los más de 30 minutos con Barack Obama, los 45 minutos con Michelle Bachelet o José Pepe Mujica, ni qué decir los 58 que le concedió al ¡comunista! Raúl Castro. El minutero no corrió cuando el superstarLeonardo Dicaprio lo visitó el 28 de enero pasado, tampoco se supo si el actor le pidió que rezara para lograr, al fin, hacerse con el  primer Oscar de su carrera que, finalmente alzaría un mes después de dialogar con Francisco sobre los efectos devastadores del cambio climático.

Ni qué decir, las conclusiones a las que se llega cuando se compara la reunión con las siete que mantuvo el Papa con Cristina Kirchner, siempre de mayor duración, llegando hasta las dos horas,  con sonrisas, bromas compartidas y hasta zapatitos blancos llevados en su portafolio ajado por Francisco hasta Brasil, para el nieto entonces recién nacido de la ex presidenta.

Las agujas del reloj nada significan cuando, en realidad, miden el tiempo de dos visiones antagónicas de la humanidad, el mundo y las sociedades.

comitiva x el medio

Biblioteca

A metros del encuentro,  en la sala con pisos de mosaico romano negro y blanco de la Biblioteca Pontificia del Palacio Apostólico vaticano, hay más de 8.300 libros incunables, 150.000 manuscritos y documentos de archivos sin contar, 100.000 documentos impresos y fragmentos, un total de 1.600.000 libros antiguos y modernos, además de 300.000 monedas y medallas y 20.000 objetos de arte, acumulados desde 1448, cuando el papa Nicolás V la fundó. En 1587, Sixto V encargó la construcción de un nuevo edificio, que se utiliza todavía y que cobijó el camino hacia la foto que buscaba el gobierno de Macri.

Sin necesidad de cronómetros ni de instrumento de medición alguno, las fotos de la reunión del sábado no hacen más que reflejar la distancia del actual obispo de Roma con el miembro de uno de los grupos económicos más importantes de la Argentina, que dejó en manos de representantes de corporaciones multinacionales y locales el manejo de la economía nacional y descansa todo el peso de su gestión en el hiperendeudamiento externo, sujeto a las condiciones del capital extranjero -incluso las impuestas por los fondos buitre- que ya estrellaron al país contra la bancarrota y al pueblo contra el hambre, la desnutrición infantil, la desocupación, la pobreza y la indigencia.

macri se esfuerza

El conjunto de gestos, en una institución que apoya su mensaje en guiños, no hacen más que mostrar las diferencias entre Macri y su grupo con un Papa que critica al “sistema que ha impuesto la lógica de las ganancias a cualquier costo”, que “ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores”, como lo expresó en Bolivia en julio pasado, al cerrar el Encuentro de los Movimientos Populares impulsado por él mismo. Un pontífice que el mismo sábado, minutos después de despedir a la delegación macrista, recordó ante unos 7000 industriales italianos que “la dignidad humana no puede ser pisoteada por exigencias productivas que enmascaran miopías individualistas, egoísmos tristes y sed de ganancias”. Algunos, incluso, quisieron ver en esa frase una continuidad crítica de la reunión con su connacional.

La visión del Papa Francisco se basa en la concepción de ese padre Jorge Mario Bergoglio que fue hasta el 13 de marzo de 2013, fecha en que fue elegido y tomó el nombre del humilde de Asís. En los años 60 el jesuita fue director espiritual de jóvenes peronistas católicos, compartió con ellos lo esencial de la doctrina de aquel general que sufría exilio y de ese pueblo al que no se le permitía ejercer sus derechos.

El teólogo jesuita Juan Carlos Scannone, fundador de la Filosofía de la liberación y de la Teología del pueblo, la corriente autónoma argentina de la Teología de la liberación, también caló hondo en su pensamiento y, en especial su adhesión a la opción preferencial por los pobres. Una concepción que lo llevó, aún siendo obispo, a reforzar la tarea pastoral en las parroquias, aumentando la presencia de sacerdotes en las villas porteñas, en las acciones contra la trata de personas, en favor de las víctimas de tragedias como las de la discoteca Cromañón o la estación ferroviaria de Once. Presidió misas con prostitutas, visitó las cárceles y, sobre todo, dio libertad para que actuaran los sectores progresistas de la Iglesia.

para abajo todo el ancho

Diferencias

Por encima del punteo de hechos que supuestamente molestaron a Francisco, tanto de Macri presidente como de su gestión como jefe de Gobierno de la Ciudad, relacionadas con la conformación de la comitiva que lo acompañó al Vaticano como de decisiones sobre el aborto o el matrimonio igualitario, hay razones de peso.

El sábado pasado, VAMOSAVOLVER adelantó que el encuentro entre Francisco y el Presidente Mauricio Macri sería un trámite express y meramente protocolar, que la reunión iba a ser en la biblioteca del Vaticano, por apenas 20 minutos y que el Pontífice sólo saludaría a los gobernadores invitados. Las mismas fuentes que permitieron informar con precisión casi cronométrica sobre la duración del encuentro, permiten afirmar ahora que al Papa ya le preocupa la situación actual de la Argentina, a menos de tres meses de la partida de Cristina Kirchner.

Contra el mensaje anodino de “felicidad” y “unidad”del macrismo, el Papa afirmó la semana pasada ante algunos dirigentes sociales argentinos que percibe en el país “un clima muy parecido al que se vivió en el 55”, después del derrocamiento de Perón, con represión, fusilamientos, destrucción de derechos y persecución. El tono presidencial del discurso de apertura parlamentaria del 1º de marzo, parece darle la razón.

Algo semejante, sin ejecuciones sumarias, a lo que impulsa uno de los asesores políticos más influyentes en el presidente Macri, paradójicamente ex seminarista jesuita y ex gerente de SOCMA (Sociedad Macri), integrante junto a Octavio Bordón y José Manuel De la Sota del grupo político que armó Franco Macri en su empresa ante el regreso a la democracia en 1983. “Tenés que destruir al kirchnerismo lo antes posible; el problema van a ser las organizaciones sociales”, es una frase que se le escuchó en uno de sus encuentros habituales y discretos, de los que también participa Marcos Peña.

Además de la “atmósfera” que percibe el jefe del Vaticano, con decenas de ojos y oídos en todos los sectores de la sociedad, la política y la economía argentina, al macrismo también está inquieto por la preocupación papal ante las reacciones que puedan generar las políticas de despidos y recorte del salario real que generan sus políticas. La intranquilidad de Francisco se potencia ante el posible regreso de la represión a las protestas sociales que ya hizo su debut y que el “protocolo de Bullrich”, muy comentado en la Santa Sede, amenaza en transformar en moneda corriente. “Lo atormenta la idea de ver violencia y sangre en las calles de nuestro país”, aseguraron las fuentes.

Quedó en silencio cuando escuchó con preocupación a los dirigentes sociales que expusieron su opinión sobre la derogación de la llamada ley Cerrojo, que produciría una “severa crisis política”, a partir del endeudamiento externo, algo que “sólo puede ser sostenido por la represión, la instalación del miedo de todo tipo y el silencio mediático, situación que deslegitimará a toda la clase política argentina”.

para arriba todo el ancho

Punto a Punto

Dos mundos, dos formas de pensar…y de actuar.

De todos modos, es cierto que hubo un rosario de situaciones que se expresaron en lo concreto, y hasta en la cara casi malhumorada de Francisco, en el marco de la “visita protocolar” que definió, con poco tino y nada de vaselina la canciller Susana Malcorra, cuando sus jefes la instruyeron para que preparase el terreno ante lo que preveían no iba a ser una fiesta de cumpleaños.

  • DETENCIÓN DE MILAGRO SALA: El Papa preguntó por la dirigente social jujeña, jefa de la Organización Tupac Amaru, que forma parte de la red de Movimientos Sociales que impulsa el propio pontífice, y parlamentaria del Parlasur. Macri apeló a una actitud que se le va haciendo costumbre en situaciones comprometedoras, el silencio. Fue uno de los momentos más tensos de una reunión definida como “tensa, glacial”, por una de las personas más cercanas a Bergoglio. Frente a los periodistas, Macri se escudó diciendo que la conversación había sido “muy general”. Los voceros informales que se encargan de decir aquello que Francisco debe callar, pero piensa, lo presentaron “asombrado por lo que pasó”, ya que “no apresarse a alguien por ´sospecha` y sin una condena”. La pregunta al presidente argentino sobre la dirigente fue la forma de expresar su malestar.

con milagro

  • LA DELEGACIÓN ARGENTINA. Los “vaticanólogos”-de Roma y de estas playas-, dieron vuelta del derecho y del revés al grupo que seleccionó la Casa Rosada para llevar hasta San Pedro. Los medios oficialistas cayeron en la trampa y destacaron la “pluralidad” de la misma, en la que estaban incluídos dos gobernadores peronistas y uno radical; sin embargo, chocaron con la realidad, en un caso especulativa, en otro estridente como un cachetazo. Lejos de reaccionar así, el equipo pontificio lo que aquí presentaron como “amplitud”, allá consideraron como un intento de “colar la política local”y la “interna peronista” en la reunión.

macri CON LOS GOBERNADORES CUESTIONADOS

  • JUAN MANUEL URTUBEY y NARCOTRÁFICO. El gobernador de Salta, que hasta se dignó a criticar al kirchnerismo desde Roma, aprovechando la marea de periodismo argentino atraída por la reunión vaticana de Macri, fue el que se tragó el peor de los sapos. El secretario de Estado de la Ciudad del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, encargado de “traducir al castellano” algunos de los mensajes de su jefe, habló con Macri, con Urtubey al lado, de situación que se vive en el norte de Salta, con un avance alarmante del narcotráfico y traficantes que operan con libertad. Enterado de la cooptación del gobernador por parte del protocolo presidencial, elobispo de Orán, Gustavo Zanchetta, envió aFrancisco una carta el jueves pasado, en la que le recordó la complacencia o el desinterés delpoder político provincial por el narcotráfico. Lo acusa de no ayudar a desterrar el flagelo en la zona de frontera, donde Orán y Salvador Mazza son los mayores focos de trasiego de drogas.

Fue el peor momento de la gira. El gobernador aseguró que ya habían intervenido alguno de los municipios implicados y, después, fue uno de los exégetas de “la buena reunión” del Papa con el mandatario argentino.

uRUTUBEY FRANELA

  • ROXANA BERTONE. La gobernadora de Tierra del Fuego, es sobrina del cardenal TarcisioBertone, secretario de Estado vaticano hasta que Francisco lo despachó. También la subieron al avión que viajó a Roma, tal vez por ese antecedente familiar. Sin embargo, el tío italiano fue una de las principales espadas que se opusieron a la designación de Jorge Bergoglio en el cónclave de 2013. Además de esa “cucarda”, Bertone fue salpicado por el robo en 2012 de documentos a Benedicto XVI, por un préstamo de 15 millones de euros del banco vaticano a un amigo para una productora televisiva, la “rehabilitación” a un obispo que negó el Holocausto, hasta la respuesta del Vaticano al escándalo de abusos sexuales en el 2010. El gobernadora exkirchnerista, la única que se inclinó hasta lograr rozar la mejilla de Francisco con sus labios, nada tiene que ver con todo esto; sin embargo, la diplomacia evita estas situaciones, salvo que, como ironizó entre argentinos el pontificio vocero papal Guillermo Karcher “hayan hecho un esfuerzo para provocar”.
  • MEDIACIÓN POR EL TRASPASO DE MANDO. Uno de los temas previos a la reunión del sábado, que parece haber molestado al Papa fue la decisión del PRO de presentar el amparo judicial que, en la práctica, acortó por unas horas el mandato de Cristina Kirchner e impidió que la presidenta saliente invistiera a Macri. En ese momento y a través del Arzobispado local estaba tratando de mediar para evitar la situación y la maniobra judicial “desautorizó las gestiones de la Santa Sede”.
  • LA MEMORIA DE BERGOGLIO. Además de esas situaciones, dichos y hechos del pasado, estuvieron presentes en la reunión de la Biblioteca. Las declaraciones de Jaime Durán Barba acerca de que “El Papa no tiene votos”, fue algo que le molestó. “Fueron frases desafortunadas”, deslizó, y volvió a dejar callado al Presidente.

La estrella ecuatoriana del PRO ya había sacado todos los boletos para recibir de lo lindo cuando al decir que “si una señora quiere abortar, que aborte”, en medio del ballotage con Scioli. Es un límite para Bergoglio, que le marca a propios y extraños.

Antes-y como jefe de Gobierno-, el ingeniero boquense no apeló un fallo que permitía el casamiento igualitario en la Ciudad de Buenos Aires; además la administración PRO difundió un protocolo para abortos no punibles que era muy permisivo, según el cura de San Lorenzo.

Le apuntan, más que a la Cancillería, al secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Fulvio Pompeo, la designación del nuevo embajador ante la Santa Sede, Eduardo Pfirter, sin el gesto de comunicarlo antes que a los medios, y en privado,al propio Francisco y al arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli.

El ex director general de Operaciones de los servicios de inteligencia argentinos, Jaime Stiusso es otro de los temas que dividen aguas, por el rechazo que el espía genera en el Papa y el intento macrista de reflotar sus servicios, maniobra en la que jugaría un papel destacado Silvia Majdalani, la recién nombrada vicedirectora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)

Por último, en la larga lista, que no termina acá, están las denuncias de trabajo esclavo en talleres clandestinos de la familia Awada y de la propia Juliana, la primera dama. Uno de los amigos dilectos de Bergoglio y de Francisco es el responsable de la fundación La Alameda, Gustavo Vera, uno de los que logró documentar con seriedad las acusaciones que, hasta el momento no han tenido ningún avance en la justicia que, por el contrario, acaba de absolver a uno de los cuñados presidenciales.

IMG-20160228-WA0005

Telón rápido

Mauricio Macrisalió del Vaticano habiendo dejado en manos papales una réplica de la Cruz de Matará, símbolo de los indios esclavizados por los españoles y evangelizados por los jesuitas en el siglo XV. Se llevó una copia de la exhortación apostólica “EvangeliiGaudium” y otra de la encíclica “Laudato Si”, textos que marcan la dirección de un camino exactamente de sentido opuesto al de su gobierno. También se partió con la confirmación de que este año no podrá recibir a Francisco en su país. Con la capacidad de síntesis que lo caracteriza -que Marcos Peña y Susana Malcorra- trataron de aprovechar para explicar lo corto del encuentro en Roma, dijo “Estoy feliz; sucedió como habíamos pensado”. Amén.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s