MACRI FÚTBOL CLUB

(Por Carlos A. Villalba* / Portada: Que se vista de Fiesta”. Mayra Heras) Offshore, fugas y sociedades anónimas.

La primera puñalada fue de Rubén “el Mago” Capria; siete minutos más tarde quien enterró la hoja fue Marcelo Delgado, 60 segundos después Claudio “Piojo” López metió la tercera estocada. Solo habían pasado diez minutos y el local, Boca Junior, ya perdía 3 a 0 con Racing, un partido que terminaría ganando el de Avellaneda 6 a 4, y lo dejaba sin la punta de un campeonato que ganaría Vélez Sarfield.

Los números con verdadera importancia, sin embargo, serían los 4415 votos que sacó esa misma tarde el joven magnate Mauricio Macri, por encima de los 2643 de la dupla Antonio Alegre y Carlos Heller, que durante una década había reflotado a un club hundido económicamente, aunque coronando un solo campeonato local y una copa internacional de escaso valor.

Aquel domingo 3 de diciembre de 1995, arrancaba una ruta de mala administración de Boca pero con extraordinarios resultados deportivos de la mano de Carlos Bianchi tras los fracasos iniciales de Carlos Bilardo y Héctor Veira: 6 torneos locales de una ronda, 4 Libertadores, 2 intercontinentales, otras tantas sudamericanas y 2 recopas. Fue la plataforma de largada del hombre del imperio SOCMA-SIDECO hacia el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Bueno Aires, paso previo al desembarco en la Presidencia de la Nación con los hombres más cercanos a su grupo económico, a su familia y a las empresas y bancos más poderosos del mundo.

La radiografía de aquella década de “gestión deportiva” contiene buena parte de los condimentos de lo que sería, veinte años después, la gestión presidencial más devastadora y en menor cantidad de tiempo para el conjunto de los argentinos, con récord de empobrecimiento y marginalización de personas: aumento del 25% en la cuota social en una institución superavitaria; reducción salarial de empleados y plantel profesional; recorte de gastos en el resto de los deportes salvo el básquet; “remodelación” del estadio a cargo de su empresa familiar; creación de un  Fondo Común de Inversión destinado a la compraventa de jugadores que se quedaba con las ganancias de los negocios exitosos y descargaba en el club los malos; offshores en guaridas fiscales para opacar el origen del dinero; evasión impositiva, con el escribano Gustavo Arribas al frente de la operaciones, además de un fuerte aumento de la deuda.

Las denuncias incluyen la captura del 15% del pase que corresponde por ley a los deportistas. El tesorero de Futbolistas Argentinos Agremiados, Carlos Pandolfi, afirmó en sede judicial que varios jugadores renunciaban al cobro de ese porcentaje, que nunca llegaba a Boca, para alcanzar un contrato en el exterior.

LAVANDERÍAS

2 meninas
Los Mininos. Adriana Garbarino                    Las Meninas, Diego VELÁZQUEZ. Museo del Prado, Madrid

Desde su asunción presidencial en diciembre de 2015, Macri y el equipo gerencial que maneja los hilos de su gestión viven denunciados por la existencia de una telaraña de cuentas y empresas offshore, a su nombre o bajo la cobertura de testaferros. Esas herramientas financieras no necesariamente constituyen un delito, aunque en su inmensa mayoría están destinadas a esconder capitales mal habidos o, al menos, a evadir impuestos en los países de origen, lo que sí es ilegal. Algo que omitieron el jefe de gabinete, Marcos Peña, o el propio mandatario en su entrevista con su periodista preferido (Luis Majul), en sus argumentos defensivos frente a la andanada de acusaciones opositoras por la propiedad de una administradora de fondos de inversión con sedes en distintas guaridas fiscales, ocultada del ministro de Finanzas, Luis Caputo, y no expresada en su declaración jurada de bienes. (1)

El relato M se escribe con una liviandad que, pocos días después, en la búsqueda del “elector blando” a través de un reportaje concedido a una animadora televisiva (Mariana Fabbiani) que apunta a públicos no politizados, Macri insistió en la inocencia de las offshore y reconoció lo delictivo de no declararlas.

El origen de los fondos offshore, en la mayoría de los casos, recae en actividades criminales, desde el tráfico de drogas o de armas y la trata de personas, hasta el contrabando, como el controlado por el Grupo Macri a través de la empresa fantasma Opalsen, en la venta de autopartes a Uruguay, luego “reimportarlas” como autos terminados, disfrutando de reintegros de ida y de vuelta con una pérdida de 450 millones de dólares para el fisco argentino, al finalizar los años ´90.  (2)

El caso Caputo reverdeció a partir del destape de las cuentas, una vez más offshore, del ahora renunciado subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, que ocultó la posesión de u$s 1,2 millones en una cuenta de la Banca Privada de Andorra, país que, además de las belleza de sus paisajes pirenaicos, es otra de las guaridas elegidas por los capitales dudosos para su triangulación u ocultamiento. La operación fue infinitamente menos importante que la de Caputo, un cuadro también infinitamente más importante en el esquema de gobierno… Sin embargo, el asesor de los fondos buitre y colocador y receptor simultaneo de acciones del Fondo de Convertibilidad de la ANSES sigue firme con el negocio del endeudamiento externo del país. (3)

El macrismo, tanto municipal como nacional, acostumbra responder a estas denuncias con la cobertura de la “privacidad” o la “antigüedad” de los hechos. Su jefe por ejemplo trató de sacarse de encima los Panamá Papers diciendo incluso que “ni recordaba” los hechos que se le adjudicaban. Ante cada presentación judicial, disimulada por los medios, el discurso oficial satura la comunicación con la alabanza de la “transparencia” y apela a imágenes como la de “los bolsos de López”, cargados de dólares surgidos de coimeros de la obra pública (que en tiempos K tuvo a Nicolás Caputo, Angelo Calcaterra y las empresas de la trama SOCMA en los primeros escalones de beneficiarios).

DE LOS DOS LADOS DEL RÍO

El caso de Díaz Gilligan apoyó la punta del compás en uno de los planetas favoritos de la galaxia macrista: el fútbol y su uso económico y político. Gilligan administró su cuenta oculta por la que hoy está acusado de “lavado de dinero” y “omisión maliciosa”, siendo funcionario macrista de la Ciudad de Buenos Aires.

3 gustavo-navone-
El viaje continúa. Gustavo Navone

Estaba radicada en la guarida de Andorra, a nombre de la firma Line Action, dedicada a la compra venta de futbolistas, basada en Inglaterra y perteneciente a la empresa panameña Nashville North Inc, de la que Gilligan fue director hasta 2014. Intentó justificar los hechos detrás de un pedido del empresario futbolístico uruguayo Francisco “Paco” Casal, sobre el que recaen sospechas y acusaciones de lavado de dinero. Suelto de cuerpo se definió como testaferro del magnate oriental al afirmar que “Casal tenía problemas en su país y me pidió el favor. Tenía un juicio con el fisco que ganó y no podía figurar”.

FÚTBOL PARA POCOS

Entre los compromisos asumidos como candidato presidencial, el 15 de noviembre de 2015 Mauricio Macri prometió en su “debate” con Daniel Scioli la continuidad y gratuidad del Fútbol para Todos (FPT) “pero sin política”No cumplió; el 1° de enero de 2017 el programa creado durante el gobierno de Cristina Kirchner dejó de existir formalmente, el 24 de febrero la Asamblea de Representantes de AFA rescindió el contrato y comenzaron las negociaciones para quedarse con un bocado de miles de millones de pesos.

Hubo tres aspirantes: ESPN, la catalana Mediapro y la fusión Fox-Turner, que terminó adjudicándose el negocio empujada por el Grupo Clarín y su asociada Torneos y Competencias y contó con el lobby hasta del entonces presidente estadounidense Barack Obama. El análisis de las propuestas recayó en el estudio jurídico Bruchou y el economista Daniel Artana, contratados por el titular de Boca, operador y amigo del  mandatario argentino, Daniel Angelici.

El secretario General de la Presidencia, Fernando De Andreis, fue el encargado de “ordenar” el tema y puso al frente del dispositivo a su segundo y hombre de confianza de Gustavo Arribas, Díaz Gilligan, quien cumplió un papel decisivo en el trámite, incluso en la extraña prórroga de 72  horas otorgada a Fox-Turner para “completar” la entrega de las propuestas. Habían dejado al costado al grupo líder en el sector audiovisual europeo, valuado en más de 2.000 millones de euros, con 45 sedes en 26 países de 4 continentes poseedora de los derechos de televisación en España, por ejemplo de la Liga Santander, la Champions League y Europa League.

Meses después, la tapa del diario español “El País”, del Grupo Prisa, destapaba sus negocios ocultos en Andorra. En simultáneo, la estrella de operador de la derrota de Mediapro en la Argentina se apagó.

SIEMPRE ARRIBAS

Gilligan no fue el primero de los funcionarios dependientes de Macri involucrado en manejo de dineros provenientes de la pelota que hoy camina hacia Rusia y su mundial. Lo fue el titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, representante de jugadores, encargado de elaborar los contratos en las transferencias en el Boca de Macri; acusado de recibir cheques de testaferros de Odebrecht, la responsable del megasoborno a la obra pública originado en Brasil y del soterramiento del Sarmiento, otra obra en manos de IECSA, empresa del Grupo Macri transferida al primo presidencial Angelo Calcaterra primero y luego a Marcelo Mindlin, el empresario preferido del mandatario y socio minoritario del usurpador británico del Lago Escondido, Joe Lewis, también beneficiado con el afecto del jefe de Estado.

4 tevez.jpg
Mural, La Boca, Buenos Aires

Su pasado y su presente lo muestran al frente de transacciones globales de jugadores, en muchos casos sospechadas de estar asociadas a grupos vinculados con el lavado de dinero. Las denuncias, algunas presentadas en la justicia, lo relacionan con irregularidades en el pase de Tévez de Boca al Corinthians de Brasil, en la que se “perdieron” cerca u$s 4 millones en una operación declarada en u$s 19,6 millones, de los que solo se consignaron 16, de un dinero que no provenía  del comprador oficial sino de un giro desde una guarida fiscal. El muchacho de Fuerte Apache pasó luego al West Ham inglés, en otra operatoria que vinculó a los gerenciadores del club -Media Sports Investements (MSI)- con los enjuagues de capitales del narcotráfico. Años después, cuando volvió a abandonar a los de azul y oro, ahora con destino a las decenas de millones de dólares chinos, Arribas -ya en compañía de Angelici- volvió a ser acusado ante el fuero penal tributario, que investiga irregularidades en torno al pase.

El caso Arribas -a quien Macri arrendó su departamento en Barrio Parque al mudarse a la Quinta de Olivos- recorre un laberinto de cheques, bancos en distintos países, cuentas suizas y jugadores, con Carlos Tévez, Fernando Gago y Agustín Calleri a la cabeza. Desde la empresa RFY Import & Export Limited, radicada en Hong Kong, recibió depósitos en una cuenta en el Credit Swisse, entre el 25 y el 27 de septiembre de 2013, al día siguiente de la adjudicación de la obra del Sarmiento al  consorcio Odebrecht-Iecsa, según la denuncia radicada en sede judicial paulista.

El jefe de los espías reconoció el ingreso de u$s 70.000, contra los 594.518 que dice haberle remitido el “delator premiado” brasileño Leonardo Meirelles o los 850.000, que  contabiliza la Policía Federal de Brasil, aunque en este caso girados desde Brasil a Hong Kong y de allí a una cuenta en Buenos Aires vinculada al director de Inteligencia. Aquel monto mucho menor se oscureció cuando el jefe de los espías aseguró primero que era lo recaudado por la venta de una casa, convertido luego en el “pago de los muebles existentes en el inmueble objeto de la operación” y, por último, en la venta de los cuadros de ese departamento, cuya escritura es de 2015, cuando la transferencia se hizo dos años antes.

Los hilos se juntan a partir del descargo del ex tesorero de Boca en el que acepta que la venta fue realizada a Átila Reys Silva. Al comenzar el mes de marzo la policía brasileña mostró la documentación en la que ubica a este empresario a la cabeza de un consorcio dedicado a la recolección de residuos en San Pablo acusado de constituir una “amplia y compleja organización criminal, volcada principalmente al lavado de dinero con recursos provenientes del Consorcio Soma-Soluciones en Medio Ambiente”

Como quien dice, Arribas está entre la espada de las coimas de Meirelles, por cuenta de Odebrecht, y la pared de los giros de Átila, por cuenta de SOMA, diferenciada por apenas una letra de la SOCMA, la empresa madre de los Macri.

HIT PARA TODO EL AÑO

El árbitro argentino de fútbol Silvio Trucco jamás imaginó que el domingo 4 de febrero daría el puntapié inicial al cántico futbolero de la hinchada más creativa de su país, la de San Lorenzo, que habría de viralizarse e invadir todos los campos deportivos hasta estallar fuera de las canchas, instalarse en espacios culturales, medios de transporte, actos partidarios o móviles de televisión y radio, en charlas de café, reuniones familiares y bajo las duchas de cada casa.

La melodía simple de “Es tiempo de alegrarnos”, compuesta por el ignoto Raúl “Sherikó” Fernández Guzmán para recibir al general Perón en su regreso definitivo al país, aquel trágico 20 de junio de 1973, tuvo su primer momento de gloria décadas después, cuando cobijó la bronca de los argentinos del 2001, con sus depósitos bancarios acorralados por Domingo Cavallo, ministro de Economía de Fernando de la Rúa, que protestaban frente a los bancos de persianas bajas y cajeros secos y les gritaban “Abrí la puerta, la puta que los parió”.   

5 ganadores
Parte de la Religión.  Gustavo Adolfo Reinoso

Sencilla y con una rima que “está buena”, en opinión del propio Macri, aquella melodía casi infantil volvió a ser recuperada 17 años después: Un gol fuera de juego de Carlos Tevez, la expulsión incorrecta de uno de los jugadores de Claudio Biaggio, un empate con sabor a poco para un equipo que necesitaba acortar diferencias contra el puntero, alcanzaron para reemplazar a las entidades financieras y ubicar en su lugar a Mauricio Macri y saludar a su mamá, con acusación obviamente injusta para una dama como la tandilera Alicia Blanco Villegas Cinque, latifundista, convencida del modelo agroexportador como única tabla de salvación para la Argentina, impresentable en público por sus elogios al dictador Jorge Videla y sus descalificaciones racistas a “villeros”, pobres, cartoneros,  homosexuales… pero de moral impoluta.

El cantito traspasó las tribunas para ocupar todo el espacio del descontento, aterrizó en los estrados de los analistas sociales y políticos que se columpiaron entre la coyuntura poco menos que “preinsurreccional” y la mera expresión deportiva. Ni tan tan, ni tan poco. El propio afectado lo reconoce mirando para otro lado, canchero al asegurar que “Si hay alguien que entiende de la pasión del fútbol soy yo, y la cancha es locura. Me pareció creativo y gracioso”, para marcar a renglón seguido que “esto viene de la política, no fue espontáneo y después, en la cancha, hay que gente que con tal de descargar se suma”.

Con un presidente futbolero y de Boca, un titular de la AFA hincha del xeneize, un presidente partidario como Daniel Angelici, que aprieta y reclama favores para su equipo (a través de llamados telefónicos a quien era presidente de la AFA, Luis Segura, y al miembro del Tribunal de Disciplina, Fernando Mitjans), un error arbitral, por inocente que fuese, eriza la piel de cualquier hincha sin corazón auriazul.

Sin embargo, como lo entiende el mandatario, “la política” mete la cola, aunque no la de las decisiones de algún partido sino de la reacción contra los aumentos de precios que no paran y se aceleran, la falta de trabajo, los aumentos incesantes y siderales de las tarifas de gas, luz, agua, teléfono, prepagas, cables de TV y de cualquier servicio que haya sobre la faz del país. Los problemas de muchos, descontentos de no pocos, hartazgos de otros, buscan un ducto a través del cual expresarse. Lo encontraron en el MMLPQTP, lo que no implica que se haya construido el continente organizativo de los mismos.

Los analistas del presidente, de Marcos Peña y Jaime Durán Barba están preocupados. Saben que es folklore, pero que en la Argentina, quien más quien menos, se prende a una chacarera o a una zamba; las puteadas, tan masivas como “simpáticas”, pueden dejar de serlo si se juntan con un humor que empieza a descomponerse. Esos cánticos no se hubiesen escuchado ni hubiesen tenido semejante contundencia apenas cuatro meses atrás. La quita salarial a los jubilados, con una represión que no se vio desde la trágica despedida de la anterior Alianza, constituyó un baño de realidad para muchos que buscaban excusas para “darle tiempo” a las todavía “nuevas” autoridades. El primer golpe a la credibilidad del gobierno fue en las primera semanas de 2017, cuando los argentinos supieron que la familia Macri, de ambos lados del mostrador, trataba de beneficiarse con  una quita de $70.000 millones de la deuda con el Estado de su empresa de Correo Argentino SA.

Una y otra situación parecen estrechar los tiempos de inmunidad gubernamental. Si la picaresca de fulbito se encuentra con la comprensión política puede adquirir la potencia de un alud.

QUE SIGA EL BAILE

Así como la lógica de gestión macrista -tanto en Ciudad como en Nación- ya se perfiló en Boca, su modelo de gestión deportivo fue trasladado al ámbito gubernamental, muy por encima de las inexistentes acciones del también invisible secretario de Deporte de la Nación, el ex futbolista no menos xeneize Carlos Mac Allister, actualmente bajo los focos de investigación judicial, acusado de “abuso de autoridad” y “violaciones de los deberes de funcionario público”.

6 ruben sassano.png

  • Sociedades Anónimas. Al poco tiempo de asumir, Macri volvió a la administración nacional su modelo de gestión del fútbol. En marzo de 2016 expresó su interés en habilitar a los clubes a convertirse en sociedades anónimas. Consideró que “el fútbol argentino lo tiene que aceptar. El club que quiera lo hace, y el que no, no lo hace”.
  • Doble intervención de la AFA. El 21 de julio de 2016 asumió la conducción de la Comisión Normalizadora dispuesta por la FIFA el presidente de Belgrano de Córdoba, Armando Pérez, en realidad elegido por Macri. El dirigente “pirata” representaba a la perfección el “modelo” que impulsa el mandatario. En 2005 compró el 70% del paquete accionario de Córdoba Celeste S.A., que por entonces gerenciaba a una entidad en quiebra. Pérez trabajó desde el primer momento para introducir en el nuevo estatuto de AFA el deseo de Macri de facilitar la posibilidad de convertir a los clubes en sociedades anónimas
  • Tampoco se salvó de la influencia de la Casa Rosada la elección del DT para la selección nacional ante la salida de Gerardo Tata Martino. Se calzó el buzo nacional Edgardo Patón Bauza, de penosa y corta actuación, bajo la presión del lobby periodístico y presidencial, por consejo de Fernando Niembro, acusado judicialmente por presuntas irregularidades en la firma de contratos millonarios con la Ciudad de Buenos Aires.
  • Futbol pago. Además de terminar con Futbol para Todos, gratuito y hasta transmitido por Televisión Digital Abierta por decisión de Cristina Kirchner, con el  impulso de Macri el Grupo Clarín presiona incluso para lograr una “doble codificación” que implica el pago de un agregado a los $300 que ya  cobra Cablevisión por el pack para ver la Superliga, para poder ver partidos como la Supercopa que River le ganó a Boca por 2 a 0 el miércoles 14 de marzo en Mendoza. También aspira a terminar con la emisión por señal abierta de los partidos “de interés”, que incluyen a la selección nacional de fútbol y ya tuvo sus primeras victorias judiciales con el fallo de la Sala III de la Cámara Contencioso Administrativo Federal, del 1° de marzo pasado, que suspendió los artículos de la Ley de Medios que aseguran el acceso gratuito a eventos futbolísticos relevantes. Primer paso para quedarse también sin la imagen de Messi y los suyos en las pantallas populares del país.
  • FIFA Gate. Aunque ningún funcionario del actual gobierno fue conectado con el megacaso de corrupción de la entidad que rige el futbol mundial por la aceptación de sobornos a cambio de derechos y sedes de campeonatos regionales y mundiales, fraude y lavado de dinero, el subsecretario de Seguridad de Macri, Eugenio Burzaco, se encargó de recolectar más de 3 de los u$s 21,6 millones que debió pagar como fianza su hermano Alejandro, director ejecutivo de la empresa Torneos (ex TyC), la socia de Clarín que produce la televisación que la AFA de Tapia, Angelici y Macri cedieron a FOX-TURNER, tras haber pagado u$s110 millones en sobornos para asegurar a su empresa los derechos de televisación de distintos campeonatos internacionales. Por las cuentas offshore que utilizó el ex pope de Torneos circularon u$s 370 millones, destinados a obtener con malas artes los derechos de TV de la Copa Libertadores durante 14 años.

(*)  Periodista y Psicólogo. Investigador argentino asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico

(1)  Carlos A Villalba. De la ESMA a Macri: la Argentina offshore (3IX16) http://www.surysur.net/de-la-esma-a-macri-la-argentina-offshore/

(2)  Carlos A Villalba. MacriPapers al rojo vivo: Un Delgado cordón molesta al presidente argentino (24XII2016) http://questiondigital.com/macripapers-al-rojo-vivo-un-delgado-cordon-molesta-al-presidente-argentino/

(3) Carlos A Villalba. Macripapers VI. Año nuevo del gabinete en el paraiso (12I2018) http://www.laotracampana.com.ar/macripapers-vi-anio-nuevo-gabinete-en-el-paraiso.html

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s