BENDITO POR OBAMA

el

La bendición buscada, al fin llegó a la Casa Rosada. No la consiguió en Roma, donde reside un Papa argentino. Se la enviaron desde Washington, ciudad desde la que despacha el presidente del país que organizó en Plan Cóndor contra los pueblos del Cono Sur de las Américas, el encargado de guardar los intereses del complejo industrial-militar y de defender las apetencias de las corporaciones transnacionales. El responsable de custodiar una “globalización”, basada en la especulación financiera, en la que los “estados nacionales” son convertidos en satélites, dependientes de la red económica especulativa del capitalista trasnacional que, en la región y  precisamente, encabeza Estados Unidos.

Por Carlos A. Villalba

Con sus sonrientes 55 años y sus bombardeos e invasiones a países como Siria, Afganistán, Pakistán, Yemen, Somalia, Libia o Irak perpetrados desde su asunción el 20 de enero de 2009 a cuestas, Barack Hussein Obama II otorgó su bendición al presidente Mauricio Macri, a quien definió como alguien que “reconoce que nos encontramos en una nueva era y que debemos mirar para adelante” y que está interesado en “permitir que personas increíblemente talentosas con maravillosos recursos naturales prosperen de un modo que no ha ocurrido por mucho tiempo”. Aunque achicó al máximo su estadía en Buenos Aires y en Bariloche, sus horas en esta Argentina alcanzan como símbolo de apoyo a un gobierno decidido a destruir todo lo construido después del estallido del 2001 y dispuesto a que lo usen de ariete contra sus vecinos “díscolos”.

Lo que no trajo del Vaticano, cuyo jefe razona en las antípodas, critica a “este sistema que ha impuesto la lógica de las ganancias a cualquier costo” y sentencia que “ya no se aguanta”; se lo mandaron desde la Casa Blanca y constituye el sello de garantía de integración al mundo en el que lo números le “cierran” a las transnacionales pero dejan a la gente “afuera”. Si no, que lo digan, desde los desempleados públicos y privados de estos “100 días” de Cambiemos y los que están aterrorizados por seguir el mismo camino, que se suman a los millones de argentinos de trabajo precario, hasta los que ven que las bolsas de las compras quedan cada día más grandes y empiezan los malabares para que la familia “más o menos” coma.

obama

Maldición que honra

Junto a las mieles para el “líder” del gobierno que incorporó a más representantes de las corporaciones transnacionales y locales de la historia que los que José Alfredo Martínez de Hoz sumó a la dictadura cívico militar que EEUU ayudó a instalar en la Argentina, Obama tiró palos hacia el símbolo activo de doce años de un gobierno que “debilitaron” al país “por no haberse adaptado a la economía mundial tan eficazmente como hubiera podido”. Se refería al kirchnerismo que, junto a Brasil, Venezuela y Bolivia evitó que la región fuese la kermese de las baratijas estadounidenses y el surtidor de los bienes comunes hacia las arcas de las transnacionales que se los apropian de lo que Macri y su visitante denominan “recursos naturales”.

Hijo de un economista  y una antropóloga, el hombre de Honolulu, sin embargo, no alcanzó a entender al hemisferio, menos a un país del fin del mundo cuyo pueblo históricamente expresó reservas, cuando no rechazo hacia la potencia del Norte. Afirmó ante las cámaras regocijadas de la CNN que el período de gobierno de Néstor y Cristina Kirchner “sostuvo una fuerte política antiestadounidense, con una retórica que data de los años 60′ y 70′ y no a la actualidad”.

Es real. Justicia social, libertad económica, soberanía política, integración latinoamericana, con construcción de acuerdos formales supranacionales, no van en la dirección de Washington, su FMI y sus fondos buitre. Para ellos, cualquier modelo que apunte a la redistribución, tan siquiera de la renta, con inclusión social y no responda a la apropiación y acumulación de los recursos es considerado como una “anomalía”, merecedor de las consecuentes acciones punitivas y desestabilizadoras.  Argentina venía, hasta el 10 de diciembre, de 15 años cometiendo el peor de los pecados para la iglesia del capitalismo, el de transitar su Historia con independencia y atravesar, sin la bebida amarga del crédito de los usureros, el desierto de una deuda externa causada, precisamente, por los intereses que representa el visitante que llega el martes a la noche en su “Air Force One”, con la complicidad de los grupos económicos de la oligarquía local.

cristina mira a obama

Ayer fueron los golpes

El control de la economía transnacional, junto al desarrollo de aparatos de comunicación monopólicos y a la complicidad de distintos actores “nacionales” eximen hoy a Estados Unidos de aplicar las prácticas de hace cuatro décadas; su Escuela de las Américas, sus invasiones, sus métodos de tortura, ya no son necesarios. El control se efectúa con aquellas otras herramientas.

El germano-estadunidense Heinz Alfred Kissinger fue secretario de Estado y consejero de Seguridad Nacional de los presidentes Richard Nixon y Gerald Ford, y se encargó de armar el libreto, de proveer los recursos y generar las coberturas diplomático-legales para el funcionamiento de un Plan Cóndor, que permitió, con la coordinación de EEUU y la supervisión de su Agencia Central de Inteligencia (CIA), la coordinación represiva ilegal entre los servicios de inteligencia de las dictaduras que gobernaban países del Cono Sur (Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia).

La región venía de experiencias de gobiernos autónomos, entre ellas el gobierno de la Unidad Popular de Chile, presidido por Salvador Allende; sus pueblos presentaban crecientes niveles de organización social, política y sindical. Para Washington, entonces, había llegado la hora de la espada; cada experiencia fue cayendo en un dominó dramático. El Plan Cóndor, apuntó a exterminar a todos los que se opusieron a la reinstalación o profundización de políticas neoliberales. El ciclo del endeudamiento vendría después de las masacres.

Del mismo modo en que trazó las líneas para el golpe de Pinochet en Chile, al ser consultado por los militares argentinos sobre la forma en que estaban “aniquilando a los terroristas”, Kissinger les dijo “Si tienen cosas que hacer, háganlas rápido”. Estaba cobijando al genocidio y alertando sobre los cambios que podrían traer una victoria electoral demócrata en su país.

boama premio novel de las bombasMemoria con hilacha

Días antes de la llegada de su gran jefe, el responsable para el Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, Mark Feierstein, afirmó que Obama “honrará la memoria de las víctimas de la guerra sucia y de aquellos que defendieron los derechos humanos durante ese período”. Horrible gran desliz discursivo, para alguien que intenta honrar algo. “Guerra sucia” es un  concepto que borra el de “terrorismo de Estado” y los “crímenes de lesa humanidad” cometidos por el mismo, dos definiciones internalizadas por los argentinos durante la última década gracias a la acción de los organismos de derechos humanos, las organizaciones sociales y de las políticas kirchneristas de “memoria, verdad y justicia”.

Sin embargo, hay un hilo, entre esa forma de plantear la situación y la intención macrista de darle casa por cárcel a los genocidas y la recepción del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas, por pate del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj. Esa organización vindica la “Teoría de los dos demonios” y se refiere a los 30 mil detenidos – desaparecidos como “terroristas subversivos”.

macri con abuelas e hijos

Tras su paso por Cuba, aterrizará en la Argentina en las vísperas del 40 aniversario del golpe cívico militar que su país alentó y apoyó. La bendición de Obama al gobierno de las Corporaciones y Macri también abarca el apoyo a ese enfoque sesgado de los derechos humanos y lo deja sin posibilidades de expresar su arrepentimiento por las acciones de su país en la Argentina y de pedir las disculpas que corresponden por lo que le cabe en el genocidio.

Decidido a no cambiar el cronograma, el equipo Obama trató de “controlar” daños. Con más tino que su jefe, el centenar de espías que deambulan entre Buenos Aires y Bariloche desde hace más de diez días, captó que Cristina Kirchner no es una rara ave “antinorteamericana”, sino que son millones los argentinos que los rechazan. Los agentes reportaron a través del sistema de cables cifrados de su Embajada que “el ambiente empieza a estar malo con el gobierno de Macri, sobre todo por la inflación y los despidos”, que las protestas contra el régimen instaurado en el ´76 “siempre generan manifestaciones numerosas” y se incrementarían “en cantidad de personas y de violencia” si él deambulase por el centro de la ciudad. Aparentemente, uno de los despachos agrega que también en Bariloche tendrá que soportar el repudio junto al paraíso de lagos y nieves y no descartan acortar la estadía junto al Nahuel Huapi a unas pocas horas, perdiéndose el pernocte en el Llao Llao.

obama lentes

No es tuya, Juan

Con sentido de la oportunidad, Washington anunció la desclasificación de papeles reservados a pocos días del viaje. El gobierno nacional amagó a enarbolar la decisión como un triunfo; tuvo que recular cuando alguien alertó que los organismos de derechos humanos, en particular la presidenta de Abuela de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, había reclamado pública y sonoramente una acción de ese tipo apenas se supo del viaje de Barack Obama.

Si quedó algún funcionario, algún trabajador comprometido en las áreas pertinentes, le habrán hecho un informe a las autoridades explicándoles que el primer pedido de desclasificación se  realizó en 1999 y lo hicieron el CELS, Abuelas y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, gracias al cual en 2002 se hicieron públicos 4700 documentos del Departamento de Estado.

Serán 72 horas cargadas de símbolos, recepciones y ramos. Serán jornadas cargadas de movilización y compromiso. Los grandes medios nacionales tratarán de disimular la envergadura del rechazo popular a la visita y a la dictadura que su país apoyó. Escupirán un discurso de estigmatización de las organizaciones populares que recorran cada plaza de la Nación, de las mujeres y los hombres que se expresen con amor por los que ya no están.

Como ya se dijo en una nota anterior, el presidente Mauricio, puede seguirles el juego y convencerse de que apenas son “gente” a la que no le gusta la alegría. Si se equivoca, el dueño del Air Force One ya no estará cerca para darle una mano.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s