Esquema tubo fluorescente: iluminación eficiente

La iluminación eficiente se ha convertido en una prioridad en los últimos años, tanto para el ahorro energético como para reducir los costos de electricidad. El esquema tubo fluorescente es una opción popular cuando se trata de iluminación eficiente, ya que ofrece una larga vida útil y un consumo de energía reducido en comparación con otras opciones de iluminación tradicionales. En este post, exploraremos en detalle cómo funciona el esquema tubo fluorescente y por qué es una opción inteligente para iluminar cualquier espacio.

¿Cuáles son las partes de un tubo fluorescente?

Las luminarias fluorescentes constan de varias partes fundamentales. Una de ellas es el cebador, que se encuentra en el extremo del tubo fluorescente. Este cebador está lleno de gases de mercurio, neón y argón a baja presión. Cuando se enciende la luz, la corriente eléctrica fluye a través del cebador, provocando una descarga eléctrica en los gases. Esta descarga ioniza los gases, haciendo que se vuelvan conductores y se calienten. Al calentarse, los gases emiten luz ultravioleta.

La otra parte esencial de un tubo fluorescente es el balasto, que se encuentra en la base del tubo. El balasto es una bobina formada por alambre de cobre con esmalte. Su función principal es regular la corriente eléctrica que fluye a través del tubo. Cuando se enciende la luz, el balasto suministra la corriente necesaria para ionizar los gases en el cebador y mantener el flujo de electricidad constante durante el funcionamiento de la lámpara. Además, el balasto también ayuda a evitar fluctuaciones en la corriente eléctrica, prolongando así la vida útil del tubo fluorescente.

¿Cómo funciona el arrancador de un tubo fluorescente?

¿Cómo funciona el arrancador de un tubo fluorescente?

El arrancador de un tubo fluorescente es un dispositivo que se encarga de iniciar el encendido de la lámpara. Su funcionamiento se basa en precalentar los electrodos que se encuentran en los extremos del tubo.

Cuando se enciende la luminaria, el arrancador genera un pico de alta tensión que se aplica a los electrodos. Este pico de tensión es suficiente para calentarlos y generar un arco eléctrico entre ellos. A medida que los electrodos se calientan, los vapores de mercurio y otros gases presentes en el tubo se ionizan y generan la luz característica del tubo fluorescente.

Es importante destacar que el arrancador se encarga únicamente de iniciar el encendido de la lámpara. Una vez que se ha generado el arco eléctrico y la lámpara ha encendido, el arrancador se desactiva y la corriente eléctrica fluye directamente a través de los electrodos.

¿Qué es la reactancia en un tubo fluorescente?

¿Qué es la reactancia en un tubo fluorescente?

La reactancia en un tubo fluorescente es un componente eléctrico que forma parte del circuito de encendido de este tipo de lámparas. Su función principal es generar una tensión de encendido suficientemente alta para la liberación del gas en el tubo fluorescente y, posteriormente, limitar la intensidad de corriente para estabilizarla.

La reactancia se encuentra conectada en serie con el tubo fluorescente y se encarga de regular la corriente que circula a través del mismo. Durante el encendido, la reactancia genera un pico de tensión que permite ionizar el gas presente en el tubo y generar el arco eléctrico necesario para que la lámpara se encienda. Una vez que el gas se encuentra ionizado, la reactancia limita la intensidad de corriente para evitar que el tubo se sobrecaliente y se dañe.

La reactancia en un tubo fluorescente puede ser de dos tipos: inductiva o capacitiva. La reactancia inductiva está formada por una bobina de alambre enrollada alrededor de un núcleo de ferrita, mientras que la reactancia capacitiva utiliza un condensador. Ambos tipos de reactancia tienen características específicas que permiten regular la corriente de manera eficiente y segura.

¿Cómo se llama lo que sostiene el tubo fluorescente?

¿Cómo se llama lo que sostiene el tubo fluorescente?

Un cebador fluorescente es un pequeño dispositivo que emplean ciertos tipos de iluminación, especialmente los tubos fluorescentes. Suele estar formado por un pequeño receptáculo de vidrio, con gas argón en su interior y una lámina bimetálica. Su función principal es iniciar y estabilizar el arco eléctrico en el tubo fluorescente, permitiendo que este se encienda y brille de manera constante.

El cebador fluorescente actúa como un interruptor que controla el flujo de corriente en el circuito del tubo. Cuando se conecta la lámpara al circuito, el cebador se encarga de generar una alta tensión que ioniza el gas argón en su interior. Esta ionización crea un arco eléctrico que permite el paso de la corriente a través del tubo fluorescente, haciendo que emita luz. Una vez que el arco se ha establecido, la lámina bimetálica del cebador se calienta y se dobla, abriendo el circuito y apagando el cebador. A partir de ese momento, el flujo de corriente se mantiene gracias a la ionización del gas en el tubo.

Ir arriba