LA EMERGENCIA, RECUPERAR LO SOCIAL PARA REUNIFICAR EL MOVIMIENTO NACIONAL

“Unidad por la Justicia Social”, esa fue la consigna que convocó el pasado viernes a las organizaciones sociales y sindicales a colmar la Plaza de los Dos Congresos para exigir la inmediata aprobación de la Ley de Emergencia Social y Alimentaria. Histórica articulación heterogénea de los trabajadores formales, populares y organizaciones sociales. Un despliegue contundente del Movimiento Obrero Argentino mancomunado en rechazo a las políticas económicas actuales.

Por Alejandro Leguizamón (*)

Trabajadores y trabajadoras se concentraron desde horas cercanas al mediodía en distintos puntos neurálgicos del centro porteño y de otras provincias del interior. Organizaciones, cooperativas, artesanos, feriantes, recicladores urbanos – cartoneros, federaciones y toda una diversidad de laburantes, mal llamados informales, que convergen en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP)  articulados y potenciados por distintas Organizaciones Sociales. Una fuerte presencia de varios sectores de la CGT unificada, la Corriente Federal de los Trabajadores e incluso diversos sectores de la CTA de los Argentinos y la CTA Autónoma, protagonizaron, sin dudas, un evento histórico que ha despertado multiplicidad de interpretaciones en la opinión pública.

Unidad de acción y estratégica. Conformismo y disconformismo. “Puros e impuros”. Críticos y autocríticos.  Amores, desamores. Puntos y criterios centrales desatan chispasos al toparse con los relativos. Todo converge y sigue aportando a la interna del Movimiento Nacional y Popular.  

barbaraleiva2-680x365

Calentando Motores/La Previa

La convocatoria había pasado una noche agitada mediáticamente. Atravesando declaraciones cruzadas, las clásicas tergiversaciones y las ya, a esta altura, repetidas y repudiables Operaciones Político Mediáticas financiadas por sectores, a la luz, vinculados al PRO. En este caso, contra el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y su referente principal, Juan Grabois.

Lo llamativo, cierta y tristemente, ha dejado de ser el método utilizado para “operar” e instalar opinión sobre las organizaciones sociales, y se ha posado sobre lo rápido que son desmentidas por la propia torpeza de sus ejecutores y lo inverosímil de sus desarrollos en días, o como en esta oportunidad, en pocas horas. 

Así mismo, durante la mañana del mismo viernes 18 de Noviembre, se acrecentó el debate por la iniciativa con un breve y polémico comunicado de la organización La Cámpora que relativizaba los puntos fundamentales de la Ley, horas antes de realizarse el acto. Dicho comunicado, cuestionaba el proyecto de Emergencia Social, entre otras cosas, por analizar que no solo no pone en discusión las políticas económicas del gobierno, sino que actúa, en lo inmediato, como ley complementaria de las mismas. 

facyr2

Diferenciar lo Urgente de lo Importante (una lucha jamás invalida la otra)

Todo aquello, no detuvo, para nada, la marcha del tiempo y en tanto fue acercándose el horario de la convocatoria oficial, se demostró que tampoco menguó la asistencia de trabajadores.

Pasadas las 15:30hs, una densa masa de hombres y mujeres se agolparon en la Plaza de los Dos Congresos para dar muestra al Gobierno Nacional del apoyo y la organización conformada, y de que está alerta respecto de la aprobación de la Ley de Emergencia Social y Alimentaria.

Diversidad de banderas, pecheras e incluso herramientas y máquinas de trabajo, colmaron de contenido simbólico el macro y micro centro porteño. Todas, yuxtapuestas para enarbolar la consigna que flameaba como bandera sobre escenario principal: UNIDAD POR LA JUSTICIA SOCIAL.

15073417_10154760130932238_4483795660807249718_n

A las 16hs tomó la palabra el primer orador, Carlos Acuña (CGT) iniciando el acto de manera oficial. Todos los discursos fueron breves y repetitivos en el amplio sentido de esa palabra. En su mayoría pusieron el foco en destacar que los tiempos de la actual gestión de gobierno para acceder a escuchar y accionar por los reclamos sociales, están agotados.

Quizás, lo más destacable sea que todos enaltecieron La Unidad, presente y manifiesta en la plaza, de los sectores del Movimiento obrero organizado y los trabajadores vinculados a la economía popular. 

Aunque secundarios, no son menores los desatinos en las palabras de Juan Carlos Schmid (CGT):”Los de la derecha y los de la izquierda, somos todos trabajadores”. Y su curiosa comparación de los últimos años de la Argentina con gestiones anteriores. Incluso, en su verborragia filosófica, y quizá cediendo a la necesidad imperiosa de mantenerse distante del kirchnerismo, tropezó con el tema de “los bolsos” en referencia al Corrupto, ex secretario de Obras Públicas, José López. Errores repudiables, teniendo en cuenta que el rol de los dirigentes hoy, más que nunca, es contener y representar a las bases.

Claramente, la historia aún no pasa por los escenarios. Sino que está fuertemente atada a la relación y consenso que pueda tejerse en las bases sociales trabajadoras y militantes. Al respecto se pronunció Esteban Castro (CTEP).

Los relatos cuantitativos calculan 200 mil personas. Y más allá del propio asombro manifiesto por algunos dirigentes horas después del acto, no es de extrañar, por lo abarcativo de la propia Ley y porque es necesario reconocer-nos  lo que ha sido una característica fundamental de este ciclo de reflujo neoliberal: la sociedad se ha mantenido, con aciertos y desaciertos, movilizada y en la calle.  Acompañando el hecho de que los retrocesos acumulados, tras un año de gestión, acrecientan el desmoronamiento de la imagen del Gobierno Nacional y por ende también decrece el apoyo.  

2304176w620

La Emergencia Social y Alimentaria

La Ley de Emergencia Social y Alimentaria es un proyecto construido por las Organizaciones Sociales Populares y presentado por legisladores de la oposición al Gobierno actual.

Sus puntos más relevantes, entre otros, son:

-Declarar la Emergencia Social y Alimentaria por 365 días en todo el territorio Argentino y un aumento de hasta un 50% de las partidas alimentarias y nutricionales.

-La creación del “Programa Solidario de Ingreso Social con Trabajo” que contempla la creación, nada menos, que de UN MILLÓN DE PUESTOS DE TRABAJO.

-La creación del “Consejo de la Economía Popular” para atender asuntos relacionados al sector social que desempeña diversos tipos de trabajo, en su mayoría de servicios, y organiza su economía en el consumo y la producción popular. (Se estima que al menos un 40% de los Argentinos trabaja/produce y consume en la Economía Popular)

-La fijación de un “Salario Social Complementario” con contraprestación horaria, para todos los trabajadores que no alcancen con sus ingresos el mínimo vital y móvil.

-El aumento de un 15% para los beneficiarios de las Asignación Universal por Hijo y la Asignación por Embarazo para Protección Social.

Pasar las fiestas con un pan sobre la mesa

Haciendo un balance rápido, podemos decir que hay una reconfiguración, necesaria, en las estructuras del Movimiento Obrero. La correlación de fuerzas presentada en la calle puede permitir que la Ley, aprobada en el Senado, sea, al menos, parcialmente tratada de igual forma en Diputados.

No hay dudas de que la aprobación de dicha ley, oxigenaría la situación social y actuaría, como bien han expresado dirigentes a favor y en contra de la misma, como un paliativo. Es decir, sería un victoria parcial para todo el campo popular. Lo central a debatir es: qué hacer en el caso de la victoria. Porque una conquista no puede desmovilizar el conjunto de las luchas o bien debilitar un frente en la pelea contra este Gobierno neoliberal-anti nacional. 

gale-multitudinaria-marcha-por-ley-de-emergencia-social-sf-14

Claramente aún no está a la vista el programa para derrotar al oficialismo en las próximas elecciones. Y en este marco, donde la puja y la confrontación al interior de las estructuras político partidarias parece tener a la gran mayoría de los actores “entretenidos”, existe la posibilidad de caer en viejos vicios de lo que a nuestra clase política le gusta llamar tan abiertamente la “negociación”

Quizá sea tiempo de alzar la mirada, dejar el chiquitaje y la pelea por conducir. Más aún, lo efímero de “tener la razón” para reencontrar-nos y recordar que toda lucha social es y ha sido siempre parcial. Lo cual, no la desprende del conjunto de reivindicaciones necesarias para reconstruir el campo popular del que todos hacemos parte. Tampoco anula el hecho de que cada conquista confluye y acumula para seguir construyendo un proyecto capas de articular heterogeneidad con perspectiva electoral.

Tal vez sea tiempo de retomar los criterios centrales de las tres banderas del Movimiento Nacional y adherir nuevamente a ellas: Soberanía Política. Independencia Económica y Justicia Social… porque en la derrota y el espanto es muy posible que terminemos todos y todas juntos, pero eso no nos sirvió nunca para nada. 

Es necesario recuperar nuestra Identidad Cultural Nacional y Popular  como Movimiento y revertir el desacople de su conducción política con el Nuevo Movimiento Obrero en un acuerdo que siente las bases éticas en la defensa de los intereses del pueblo, por sobre todas las cosas.

Es importante definir los ejes y las reivindicaciones centrales por las que pelear, mancomunados, como hermanos de nación. Y dejar de intentar resolver contradicciones secundarias en plena gesta.

Es urgente, para que el año termine en Paz, que haya Pan en la mesa y Trabajo en la vida de todos los Argentinos y Argentinas.

(*) Coordinador del área Desarrollos Territoriales en el Movimiento Político Cultural Nuestramérica.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s