NÉSTOR, por Gabriel Mariotto

_MG_0735.jpg

Murió Néstor. Así sin más la noticia iba llegando a las casas donde todos estábamos esperando la llegada del censista. Llanto, silencio, impotencia, incredulidad, angustia. Y sobre todo DOLOR.

Aquel sentimiento conque Rodolfo Walsh tituló el Diario Noticias el 2 de Julio de 1974, volvía a instalarse en las barriadas populares, en las calles, en los canteros de Plaza de Mayo que, lentamente, se iban poblando de compañeros y compañeras que se acercaban a despedir al hombre que les había devuelto la esperanza de un país más justo.

Recorrer esa Plaza me dio la primer certeza de lo que había sido en vida Néstor Carlos Kirchner. Porque al variado origen de los hombres y mujeres que esperaban entrar a la Casa Rosada, se agregaba un sector que hacía años se había alejado de la política, asqueada por tanta miseria y pequeñez. Los jóvenes fueron una vez más los protagonistas de aquella jornada. Y así compartieron el denominador común de los grandes momentos de la historia del peronismo. Del 17 de Octubre, a la resistencia, de la vuelta del General al regreso de un gobierno peronista, los jóvenes fueron en la historia de nuestro movimiento principales actores de cada uno de esos momentos.

Echar una mirada hacia el pasado inmediato de la Argentina, hacer un repaso por la situación social y económica que había encontrado Néstor siete años atrás, explicaba de forma contundente la gratitud, el cariño y la admiración de ese hombre que en el camino de dar todo por su Pueblo y su Patria dio hasta la vida.

Recordarlo enfrentando  sectores poderosos, de adentro y de afuera, negociando una deuda cuya razón de ser era eternizar la dependencia de la Argentina, verlo construir la unidad continental junto Chávez y Lula, junto a Evo, Correa y el Pepe Mujica, recordarlo digo, siempre dispuesto a un esfuerzo más para consolidar los sueños de sus compañeros de juventud  que ahora eran levantados por estos jóvenes que iban colmando la plaza, lo iba agigantando minuto a minuto.

Todo lo que dio Néstor en vida se fue resumiendo en una consigna que comenzó como un rezo y fue tomando la fuerza de un tornado. El “Néstor no se murió” fue el modo de decirle a Cristina que estábamos junto a ella y de decirnos a nosotros mismos que la vida que Néstor había entregado era el ejemplo a seguir, en ese instante y siempre.

Militar con la pasión de Néstor, defender los intereses de nuestro pueblo como lo hizo Néstor, fortalecer la Soberanía como lo hizo Néstor y trabajar por la Patria Grande como lo hizo Néstor es hoy una obligación que todo militante debe tomar como propia. En esos militantes y en esas banderas es donde para siempre Néstor Vive.

_mg_0778

Fotos: Portada, archivo. Cuerpo: Gabriela Manzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s