EN TODO ESTÁS VOS (Y EN AFA ESTÁ EL PRO)

El PRO instaló el slogan en la Ciudad de Buenos Aires y Mauricio Macri parece haberse dado por aludido. A tal punto que desde que asumió la presidencia de la República no deja jardín sin pisar. En cuanto terreno fértil encuentran el ingeniero y su gente, plantan un globo y siembran su ideología. La AFA no podía quedar al margen. El estofado que se sirve en Viamonte 1366 se cocina en Balcarce 50, con las recetas de Cambiemos.  

Por Alexis Szewczyk 

Hacete amigo del juez

En una de sus primeras decisiones de 2016, Macri designó al frente de la Inspección General de Justicia (IGJ) a Sergio Brodsky, abogado especialista en sociedades y subsecretario académico de la Universidad de Buenos Aires. En el ámbito de la Justicia se sabe que Brodsky es sinónimo de Daniel Angelici, presidente de Boca y operador judicial del PRO. Y también que tiene una sólida relación con el abogado Darío Richarte, a quien el Tano Angelici puso de vice tercero en su club y llevó al Tribunal de Disciplina de AFA, además de nombrarlo como su suplente -y por ende representante de los intereses de los socios de Boca- en caso de faltar al momento de una votación. Richarte también fue número dos de la SIDE en tiempos de la presidencia inconclusa de Fernando De la Rúa, donde construyó un fuerte nexo con el temido ex espía Jaime Stiuso.

Tener a un hombre propio como Brodsky en ese lugar de la justicia resultaba clave: la IGJ estaba a cargo de supervisar el proceso eleccionario de AFA que terminaría el 30 de junio cuando, reunidos en Asamblea, los directivos elegirían a un nuevo titular de la casa madre del fútbol argentino.

Tano.jpg

En ese comienzo de año, Claudio Tapia, presidente de Barracas
Central, se movió como nadie para conseguir el respaldo de los clubes del Ascenso y también de las ligas del resto de las provincias. Es importante considerar que de los 75 asambleístas que tienen poder de voto para elegir autoridades en la Asociación, sólo 30 son de la Primera A. La elección se define por mayoría simple. Mientras Tapia anunciaba su candidatura con un respaldo mayoritario, Hugo Moyano, su suegro y máxima autoridad de Independiente, insinuaba sus deseos de postularse. En los pasillos de Viamonte la sensación era que si no ganaba uno, lo haría el otro. Y en definitiva daba igual, porque el Gobierno tenía otros planes que ninguno de los dos encarnaba.

Una vez más desde la Rosada comenzaron a darle impulso a la candidatura de Armando Pérez, presidente de Belgrano, como el hombre ideal para lograr consenso y unidad. Pero la fecha de la votación se acercaba y la figura del dueño de TSU Cosméticos no ganaba adhesiones. Fue así que empezó a trascender que un grupo de dirigentes, con Angelici a la cabeza, quería escindirse de la AFA para crear una liga paralela, con un directorio propio, con un nuevo estatuto, un mejor contrato de TV, con ideas revolucionarias que le devolverían al fútbol argentino la grandeza perdida y, a los clubes, el dinero necesario para resolver sus problemas.

Como la mayoría de las propuestas de Cambiemos, estaba vestida de algo que en realidad no era. Y en ese plan de propaganda y camuflaje, una vez más y como de costumbre, los medios dominantes jugaron un rol fundamental. Entre otras cosas, porque algunos de ellos querían recuperar lo que alguna vez les perteneció y que desde 2009 habían dejado de tener: las transmisiones de los partidos.

 

Fútbol-para-Todos

Tanta fuerza cobró la idea de la Superliga, que los principales impulsores -Boca, River, San Lorenzo y Racing- invitaron al titular de la Liga de Fútbol Profesional de España, uno de los torneos más desiguales del mundo entre los más destacados, a que explicara cómo se organizaron en su país por fuera de la Federación y los beneficios que eso conlleva, claro. “La Superliga no sólo es viable, sino que también es imprescindible”, no dudó Javier Tebas frente a los medios luego de dar cátedra en Ezeiza a los dirigentes locales.

Este abogado español tiene un largo prontuario más que un extenso CV: asesoró a Dimitri Piterman, un empresario ucraniano que compró tres clubes en España y los fundió; a Manuel Ruiz de Lopera, ex mandatario del Betis condenado por la Justicia y luego a Marcelo Tinelli, cuando fue propietario del Badajoz, club que también quebró y ahora juega con otro nombre en el fútbol de ascenso de Extremadura, por dar sólo algunos ejemplos.

Aunque la mayoría de los dirigentes que asistieron a la reunión con Tebas no salieron del predio de Ezeiza sonrientes ni esperanzados, los impulsores de la Superliga siguieron adelante y empezaron a presionar hasta lograr que se tratara el proyecto en Comité Ejecutivo. Pero no consiguieron los votos suficientes para su aprobación, porque bastó con rascar un poco la cáscara para descubrir que esas ideas novedosas, revolucionarias y beneficiosas para todos no eran tal cosa. Los mismos que hablaban de cambio y pedían dejar atrás las prácticas de Grondona, redactaron un estatuto en el que se permitía la reelección por tiempo indefinido del titular del nuevo organismo y se destinaba a la B Nacional -la otra categoría comprendida por este formato- apenas el 10 por ciento del total de ingresos por la venta de derechos televisivos. Una clara muestra de la ideología del Gobierno actual, pero aplicada al ámbito del fútbol: casi todo en manos de unos pocos muy poderosos y las migajas para el resto.

el_plantel_de_los_grandes.jpg_139456594

Otro reflejo de las políticas de Cambiemos aparece en la voluntad de permitir el desembarco de las Sociedades Anónimas Deportivas en la Argentina. Un viejo anhelo de Macri, quien sostiene que los privados siempre son mejores administradores. Esta afirmación se despedaza con sólo cruzar la Cordillera. En Chile están permitidas las SAD… el 91 por ciento de los clubes presenta números en rojo, balances que no cierran y los dejan al borde del abismo.

Los dirigentes opositores reforzaron su posición de elegir nuevo presidente de la AFA el 30 de junio y recién después tratar a fondo los beneficios y perjuicios de crear una Superliga. Fue ahí que Angelici, Víctor Blanco (presidente de Racing), Matías Lammens (San Lorenzo) y Rodolfo D’Onofrio (River) decidieron renunciar a sus cargos en el Comité Ejecutivo, con la clara intención de provocar una acefalía que obligara a una intervención.

A partir de un informe de la IGJ, la jueza Servini de Cubría, determinó que no estaban dadas las condiciones para continuar el camino a una votación de nuevas autoridades por “irregularidades administrativas y económicas”. Este argumento no puede sorprender. Es de público conocimiento que el manejo de las finanzas de la AFA está lejos de servir de buen ejemplo. Pero sí es llamativo por extemporáneo. Servini de Cubría había dispuesto un año atrás la presencia de tres veedores que se encargaban -y aún hoy se encargan- de controlar y monitorear el estado contable de la entidad a partir de una denuncia de la legisladora porteña Graciela Ocaña. Tiempo suficiente para detectar las anomalías a las que apelaba para justificar su decisión. Más sorprendente resultó que aquel 30 de mayo se apoyara en el 38 iguales de la Asamblea de inicios de diciembre para demostrar la incapacidad de la dirigencia del fútbol en la organización de un normal proceso eleccionario. ¿Tantos meses precisó para llegar a esa conclusión?

image577ae714ad6068.76234026

Con la Justicia haciendo su parte, Macri se comunicó con Gianni Infantino, el sucesor de Blatter luego del FIFA gate, para ponerlo al tanto de la movida que su Gobierno estaba llevando en la AFA. Quería saber cuáles serían las consecuencias en caso de una intervención, algo que en realidad ya estaba ocurriendo. A esa charla le siguió un viaje a Suiza de Fernando Marín, ex gerenciador de Racing y actual titular del Fútbol Para Todos, para una reunión personal con el nuevo presidente de la Federación Internacional. Y allí se cocinó otra porción del plan.

La FIFA enviaría a Buenos Aires una delegación que se encargaría de tomar las riendas de la AFA. De ese modo el Gobierno Nacional quedaría, a la vista de la opinión pública, como un simple y respetuoso observador de las decisiones de la entidad que rige los destinos del fútbol en el mundo. Hubo una observación desde Zúrich: la Superliga debía estar bajo la órbita de la Asociación, tal como ocurre en España, Francia, Italia o Inglaterra. Algo que el oficialismo aceptó sin chistar, si total el manejo de la AFA quedaría en manos amigas. “¿No era que la FIFA no le daba bola a los gobernantes? Lo nuestro es lamentable visto desde afuera. Es delirante. Le voy a decir: `Infantino, vos viniste y le entregaste el poder a Macri. Él puso a (Armando) Pérez porque ya lo tenía como candidato de él a presidente de la AFA’”, se indignó Diego Maradona hace pocos días.

Desde el frente de resistencia encabezado por Tapia, Moyano y la mayoría del Ascenso, se pensó en la posibilidad de enviar a la FIFA una nota denunciando la intervención del Gobierno en la AFA. Tal vez no se habían enterado del pacto Macri-Infantino y querían jugarse esa carta para presionar con una posible desafiliación del Seleccionado y de los clubes argentinos en competencias internacionales. Pero la idea nunca se materializó. La creación de la Superliga se trató en Asamblea y fue aprobada por un contundente 70-1.  “Se votó a las apuradas por necesidad. Algunos directivos nos hicieron llegar una promesa del Gobierno de que si votábamos la Superliga iba a haber más dinero para los clubes. Sin embargo, este semestre vamos a recibir menos que el anterior”, protestó públicamente Hernán Lewin, presidente de Temperley, dejando al descubierto a quién pertenece la mano que mece la cuna.
0000726557.JPG

La Comisión, la Comisión…

Para comprender por qué en los pasillos del edificio de Viamonte 1366 se conoce como Comisión NorMacrizadora a este cuarteto de directivos que comanda la AFA, basta con hacer un breve repaso. Además del mencionado Armando Pérez como máximo responsable, el segundo en la línea de mando es Javier Medín, que viene de ser el Secretario de Asuntos Legales e Internos de Boca; el cupo femenino quedó para Carolina Cristinziano, que trabajó en la Conmebol que preside Alejandro Domínguez -amigo personal de Macri que sugirió a Cristinziano ante la FIFA- y con Gustavo Mascardi -representante de futbolistas y técnicos, entre ellos el elegido para dirigir la Selección Mayor-; y el cuarto eslabón es Pablo Toviggino, titular de la Liga Santiagueña y del Consejo Federal, el único que no tiene vínculo con la Casa Rosada. También el único que se negó a firmar el acuerdo entre el Gobierno y la AFA por un adelanto de dinero para los clubes.

La primera misión de Pérez fue conseguir un técnico para el Seleccionado. Y aunque desde FIFA aseguraron que era el único autorizado a mantener charlas y reuniones con los candidatos, cada movimiento estuvo supervisado por gente muy cercana a Macri, con quien el ex titular de Belgrano mantuvo encuentros periódicos antes y después de asumir su cargo. “El señor Presidente opina de fútbol. Y no como Presidente, sino como conocedor”, contó Pérez sin lograr convencer ni al más ingenuo.

armando-perez_luis_segura

En la búsqueda de un sucesor para el Tata Martino tuvo una participación muy activa Fernando Niembro. El periodista se recluyó luego de bajarse de la lista de Diputados de Cambiemos por la Provincia de Buenos Aires al ser denunciado por haber recibido millones de pesos de parte del Gobierno de la Ciudad a través de su empresa multirubro de un solo empleado. Pero desde las sombras se encargó de hablar en varias ocasiones con Gustavo Mascardi, el representante de Edgardo Bauza, seleccionado para el cargo a inicios de semana. “Lo eligió el corrupto de Niembro”, denunció el Profe Fernando Signorini en Radio La Red sin que estas duras palabras repercutieran en los grandes medios.

Luego de una serie de consultas, Vamos a Volver pudo chequear que en efecto fue Niembro quien se comunicó con el apoderado del Patón para hacer las tratativas correspondientes.
Este medio también supo del importante papel que desarrolla, sin cargo asignado de manera oficial, Víctor Taboada, Gerente de TSU Cosméticos y ex directivo de ATC y de Telecom durante la era menemista. Taboada, además de perseguir trabajadores de AFA, en una réplica de lo que hizo el Gobierno Nacional con los empleados públicos, mantuvo charlas con Mascardi y estuvo sentado a la mesa con Bauza el día de su viaje relámpago a Buenos Aires para un primer contacto, que se produjo en un departamento de Recoleta propiedad de Armando Pérez.

mauricio-macri-presidente-2128122w620

Los dueños de la pelota  

Mucho trabajó el Grupo Clarín para que Cambiemos llegara al Gobierno. Y ahora es tiempo de pagar esos favores. Por eso, desde que asumió, Macri hizo todo lo que pudo por romper con el Fútbol Para Todos, empezando por venderle los principales partidos a tres señales privadas. Si la idea era achicar el costo que representa el programa para el Estado, flaco favor le hizo a la causa al ceder lo más jugoso del menú por menos del 20 por ciento de la erogación total. Y más si se tiene en cuenta que todo lo que estas emisoras recaudan por publicidad entra limpito a sus cajas.

La tarea de devolverle el circo a sus antiguos dueños no es simple, porque hay un contrato que obliga a garantizar la gratuidad de las transmisiones hasta 2019. Y barrer con eso tendría un costo político elevado para un Gobierno al que le entra agua por varios otros lados también sensibles. De todos modos, Cambiemos parece tener siempre a mano una buena carta por jugar. Y la ayuda valiosísima de algunos croupier alineados con la causa. 

Así fue que con sugestiva espontaneidad un grupo de directivos le hizo llegar a Fernando Marín un pedido para que les permitiera negociar los derechos de TV con otros oferentes, con el objetivo de conseguir más dinero. Se sabe que no es cuestión de aumentar la recaudación sino también de cómo se administran esos fondos. Y para muestras basta con observar que al momento de celebrar el contrato con el Estado, que incrementó en tres veces lo que pagaba TyC, los clubes le debían a la AFA 348 millones de pesos. En la actualidad le deben $ 479 millones.

Pero el Gobierno, siempre atento a las necesidades populares, tomó esta petición para abrir el juego y en eso está por estas horas. Les adelantó a los clubes 300 millones de pesos y los habilitó a negociar con quienes estén interesados, para que en enero de 2017 las transmisiones vuelvan a manos de un privado. Turner y Clarín son quienes se disputan un negocio que con la aparición y el desarrollo de nuevas plataformas nadie sabe bien cuánto puede valer. Pero tampoco nadie puede dudar de que ahí estará él, que está en todo. Y no sos precisamente vos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s