NO PAGUE LA LUZ

El 4 de Abril de 1972 Mendoza cambió para siempre. Miles de personas de los barrios populares bajaron al centro de la ciudad con una consigna muy clara: “No pague la luz”, por el 300 % de aumento que había decretado el gobierno de facto. La ciudad vivió días de barricadas, fogatas, y enfrentamientos cuerpo a cuerpo con las fuerzas de seguridad. Una lucha popular por la luz, y por la dignidad. Su relación con el presente “tarifazo”. 

Ramón Torres tiene 74 años y acaba de recibir hace tres días una factura de luz con un aumento imposible de pagar. Por estos días, junto a sus compañeros de Las Heras, discute como hacerle frente a esta suba en las tarifas eléctricas, y obviamente no puede no relacionarlo con las históricas jornadas del “Mendozazo”, que lo tuvieron como partícipe, cuando miles de trabajadores bajaron a la ciudad de Mendoza con una consigna muy clara: “No pague la luz”.

“El aumento era fuerte, pero no tan significativo como este, como el que sufrimos ahora. Acabo de recibir la boleta: normalmente yo pagaba 200 pesos de luz, y ahora me llego 1200 pesos. La solución no pasa por llenar planillas, sino por soluciones colectivas, y a veces el pueblo tiene respuestas que nos superan”, dice Ramón, desde su casa en Mendoza, a más de 44 años del hecho que incendió a la provincia por primera vez en años.

Audio Ramón Torres

“El Cordobazo”, “el Rosariazo”, “el Viborazo”, fueron levantamientos populares que se caracterizaron por un fuerte rechazo a las políticas represivas de la dictadura militar durante la década del 70, pero también movimientos signados por una clase trabajadora compacta y de acción directa que copó las calles, las fábricas y las universidades, instando por un nuevo sistema que derrote el hambre, la miseria y la exclusión.

a5_500_765

“El No Pague la luz fue convocado por el PC, que tenía un fuerte laburo en los barrios, pero después fue desbordado. Durante el ´Mendozazo´ nos fuimos encontrando, fuimos sorprendidos”, cuenta Torres, explicando el “hecho foquista” que hasta terminó con el mandato del gobernador de facto, y líder del Partido Demócrata, Don Francisco Gabrielli.

Una historia con silenciamientos  

En 2012, cuando se cumplieron 40 años del “Mendozazo”, un grupo de estudiantes y docentes de la Universidad de Cuyo- agrupados en el colectivo “Fantomas”- publicaron un libro bajo el título “El Mendozazo. Herramientas de rebeldía”, con la clara intención de resignificar las históricas jornadas de lucha, y ponerlas en diálogo con el presente.

Fue un acierto, ya que hasta el día de hoy siguen recibiendo los coletazos de una investigación que puso el acento en la historia reciente de la provincia, pero desde la óptica protagónica de los trabajadores. “Esa época es un punto de inflexión en lo que son las luchas; condensa todo un proceso de organización de distintos espacios sociales: universidad, sindicatos, barrios, artistas; que también ha sido ocultado, y poco estudiado”, explica en diálogo con VaV, Gabriela Scodeller, investigadora de la UNC y autora de la obra.

Audio Gabriela Scodeller

Al inmiscuirse en los canales, en los recovecos, en las marchas y contramarchas de la historia, comienzan las preguntas que intentan segmentar y caracterizar “la pueblada”: ¿Fue la marcha por “el no pague la luz” o tuvo que ver con el contexto de represión que se vivía? ¿Puede un reclamo escindirse de su contexto? ¿Era un estadio de gran avance de la organización popular?: “Hay todo un proceso de organización muy fuerte en los barrios, desde las uniones vecinales,  donde el Partido Comunista tenia bastante relevancia. Pero, más allá de eso, hay todo un proceso organizativo previo donde a partir de que se conoce este aumento se van dando distintas instancias de formas de lucha y resistencia: decidir no pagar la luz, romper las boletas y quemarlas en ámbitos públicos, prender velas, cerrar los negocios céntricos, se hicieron muchas reuniones previas antes de la marcha. Todo el plano institucional se va a ver rebasada el día 4 de abril, se había declarado paro y las distintas entidades iban a entregar un petitorio al gobernador y esa manifestación había sido prohibido, la manifestación se hace y el gobierno toma la decisión de reprimir”.

mendozazo-1_500_765

Empezó la guerra del pueblo  

-Estaba yendo al centro en colectivo y comencé a ver columnas de gente que marchaba de distintos lugares con carteles de “no pague la luz”, dice Ramón Torres.

– ¿Cómo a qué hora?

-A las 10, 11 de la mañana, porque el conflicto se desató cerca del mediodía.

-¿Qué sectores sociales marchaban?

-Gente del barrio, laburantes, amas de casa, jóvenes

Con el empuje de las radios, que comenzaron a transmitir los acontecimientos, más el boca en boca, la convocatoria fue creciendo y cientos de vecinos se plegaron al reclamo, pero también convocados para enfrentar la represión.

El contexto de esos días estaba marcado por la toma de la Facultad de Economía y también por un conflicto que atravesaba el sindicato de docentes. Estos dos conflictos, terminaron desbordados por la multitud frente a la Casa de Gobierno.

Mientras avanzaban las columnas, Segundo Fernandez, obrero de la construcción, trepó hasta lo más alto de las escalinatas de la Casa de Gobierno, con una bandera argentina que le flanqueaba la espalda. Desde ahí, los pudo ver a todos: los de su barrio, los de su cuadra, los de su gremio. A sus 65 años, este integrante de la lista marrón de los trabajadores de la construcción, entendió que era su última oportunidad. En los últimos tiempos, al igual que muchísimos, había roto con el PC, para sumarse al proceso de peronización de los cuadros políticos.

Entre todas las imágenes, los libros, las lecturas, la teoría y los segmentos de películas, no lo dudó y desde lo más alto gritó:

-Guerra!!!, Guerra!!!, empezó la guerra del pueblo.

Resistencia popular

A las 3 de la tarde, del día 4 de Abril, la policía provincial estaba desbordada por la multitud enardecida que frente a la casa de gobierno puteaba a todo el mundo. Ya habían pasado horas de palos y gases, de reagrupamientos y contra ofensiva de los sectores populares. Ante está situación adversa para el poder, intervino la Gendarmería Nacional que, como lo cuenta Ramón, “empezaron a los tiros… le tiraban a la gente”.

“No llegamos a tener conciencia de ese clima de bronca, que pudo haber sido también una respuesta a la represión. A la noche era impresionante el humo en toda la ciudad, eran como 50 o 60 puntos, barricadas armadas por compañeros. Nosotros retrocedimos hacia Las Heras, y nos fuimos juntando con el FEM, ya estábamos más decididos y estábamos más organizados. Me quedo muy grabado una imagen un compañero de la JP que le enseñaba a la gente como armar una molotov, el compañero como un profesor enseñando a los vecinos, a la gente común”.

dscn4908_500_765

Durante algunos días en Mendoza los manifestantes durante el día organizaban asambleas para tomar los pasos a seguir, y por la noche activaban en contra de la dictadura: las calles quedaban a oscuras, y los vecinos colaboraban apagando la luz.

Pero hay un quiebre en la lucha. La represión cambia de estrategia y comienza a realizar detenciones selectivas para quebrar el movimiento. “Después de tres días todo seguía como si hubiese sido planificado, al cuarto o quinto día ya estábamos identificados, y ya directamente fueron a las casas a buscar a los que tenían identificados, iban a las casas de día y los sacaban y los metían presos, hubo como 300 presos”.

A la vera del “Sanjón de los Ciruelos”, el limite entre la ciudad y Las Heras, una banda de pibes armó una barricada con lo que fueron acercando los vecinos. Ahí también, cayó Gendarmería y a los tiros. Un joven de 18 años, que no estaba participando de los hechos, fue asesinado. “Hacemos el velorio del pibe y juntamos 2.000 personas que para Mendoza en ese momento era una barbaridad y también las condiciones en que se realiza el velorio, en ese época se velaba en la casa.Y al otro día, en el cortejo, teníamos una mezcla de bronca, y también la bronca natural por la represión, que eso hacía que todo se multiplicara. Estos hijos de puta no se van a quedar con la suya, nos decíamos, nos dábamos fuerza”

Durante las jornadas fueron asesinadas 3 personas, hubo cientos de presos y heridos. El gobernador Francisco Gabrielli tuvo que renunciar, y, finalmente, el aumento de las tarifas eléctricas no se aplicó.

4f72fc9de1bb2

 

Paso, paso, paso, se viene el Mendozazo

“Este año, durante la lucha docente a nivel provincial muy fuerte que hubo, cruzado con el aumento de las tarifas, en las manifestaciones en las calles se cantó Paso, paso, paso, se viene el Mendozazo, y eso llevo a toda una discusión a nivel mediático entre quienes buscaban recuperar este sentido de lucha de la provincia y ciertos medios de comunicación de que se levantaban los peores fantasmas de nuestra historia. El Mendozazo se está recuperando cada vez más“, reflexiona como corolario, la investigador y docente, Gabriela Schodeller.

Ramón se paso todo el año 1956, junto con la mitad de sus compañeros de curso, pintando los pizarrones de la escuela para pedir por la vuelta de Perón. Esa primera militancia, siempre en el Barrio de “Las Heras”, se extendió hasta fines del 75, cuando ya le salió la captura y tuvo que rajar del territorio, cuando era el responsable de la Regional Sexta de la gloriosa JP.  Ahora, milita en el M-17, una agrupación provincial, con compañeros veteranos y jóvenes,  y orgulloso explica que “ya me encuentro militando con las dos generaciones que me siguen: mis hijas y mis nietos, y claro que vamos a volver, los pueblos nunca son vencidos del todo”.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Dora Yolanda Henríquez dice:

    La única manera de parar esto es la calle…es con el pueblo sublevado…ya no hay vuelta atrás…si no pagás te la cortan…por eso hay que salir a protestar.Tomemos el ejemplo de mendozazo, el cordobazo etc…con un pueblo harto de promesas incumplidas…cuando la miseria golpea las puertas, cuando no hay salida..cuando los chicos no tienen para comer…cuando se les “tiran” dádivas..total están acostumbrados….sólo resta un estallido social. Creo que estamos teniendo demasiada paciencia…ya deberíamos estar afuera….De nada sirve putear en nuestras casas mirando o escuchando mentiras o verdades que a veces se dignan ofrecernos.Esta es una forma que al decir del juez Zaffaroni está adquiriendo una etapa superior de colonialismo.No olvidemos que ahora mandan las corporaciones, las transnacionales que han rodeado el mundo, a través de sus burócratas, que no son otros que los ceos…y que son los que “dicen” gobernarrnos”.Este gobierno cree que la política es que los medios muestren sólo ciertas cosas y que hagan negocios, así nos cercenan..así nos empobrecen…así nos acorralan.Tengamos cuidado: las condiciones que se ven dan más para una “implosión social” que para una explosión.Y esto lo están logrando los laderos del Pro, edificando con tensiones, malestar, instaurando falacias, confundiendo.Nos están degradando…No lo permitamos, exigamos a los políticos que vayan al conflicto, así con conflicto político, tendremos allanado el camino hacia el conflicto social.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s