JUGAR CON FUEGO

El Gobierno forzó el regreso de CFK en un intento por minimizar el escándalo offshore que involucra directamente al Presidente y varios miembros de su Gabinete. Las consecuencias del ajuste potencian el riesgo de una estrategia regional que puede costar muy caro. 

Por Emanuel Herrera

Nadie puede negar que  las imágenes del retorno de la ex mandataria configuren una secuencia histórica.  Pocos son los referentes políticos que, en la actualidad, pueden ser recibidos por una multitud en señal de respaldo ante una acusación judicial. El sustento popular de Cristina Fernández es un fenómeno sociológico que no debe soslayarse ni debe ponerse a prueba en forma irresponsable. El Gobierno lo ha venido haciendo y, seguramente, por estas horas, tratará de recular a través de sus operadores judiciales. Al menos, eso es lo que se comenta.

La perspectiva de cara a la citación del 13 de abril, rayana de lo absurdo en función de las imputaciones del juez de la servilleta, es contundente. En redes sociales, las convocatorias se replican y las adhesiones se cuentan de a miles. Claudio Bonadío, cara visible del sector revanchista del aparato judicial, se ha apresurado con su jugada y, aunque raro de alguien apegado a las armas, puede salirle el tiro por la culata. Es que ha expuesto al Gobierno –que ha depositado en él, sin dudas, muchas de sus fichas– ante un brete más que riesgoso. Cierto también es que el cúmulo de medidas sectoriales, que  margina a los asalariados y los condena a vivir al borde del colapso económico constante, se conjugó con el humor social negativo y conformó un cóctel contraproducente para el Ejecutivo.

cristina tira un beso

Si al panorama desolador generado por el ajuste se le suma la provocación al principal partido de oposición, distanciado a menos de dos puntos porcentuales en términos electorales, el resultado no puede ser más que nocivo. Independientemente de los resquemores y las mezquindades que explicita el FPV al calor de la interna peronista, la figura de Cristina Fernández parece relativizar las divisiones partidarias en pos de un macro liderazgo. De ahí que facciones enfrentadas en la “rosca” pejotista parecen homogeneizarse a la hora de repudiar y defender a la ex presidenta ante el avasallamiento judicial. De no ser que  los operadores macristas en Comodoro Py logren evitar la foto de un Palacio de Tribunales inundado de kirchneristas, el miércoles podrá gestarse un  17 de Octubre sui generis en pleno abril.

El Gobierno puede recular metiendo el aguijón. En manos de la Cámara Federal –donde tienen rango decisivo las opiniones del Ejecutivo, según declaraciones recientes de la cofundadora de Cambiemos, Lilita Carrió– está la recusación del juez de la servilleta: si en el fuero deciden hacer lugar a los planteos de los abogados de  Pedro Biscay, desbaratarían el show de Bonadío y dejarían sin efecto cualquier tipo de convocatoria. Con o sin ella, las cartas están echadas y el kirchnerismo podrá adjudicarse un logro  de todas formas. Un logro del FPV puede leerse, consecuentemente, como una derrota para el macrismo. ¿Sacrificarán a Bonadío?

Cristina sigue teniendo vicios de Presidenta. Así lo demostró la noche del lunes, cuando en medio de su llegada triunfal al Aeroparque tomó el mando del operativo policial y pidió tener contacto directo con la militancia apostada en inmediaciones de la estación aérea. No es llamativo que se hayan destinado varias decenas de efectivos para proteger a la ex mandataria, siendo que hace cuatro meses que los principales funcionarios políticos del país no pueden exponerse sin riesgos de repudio ante la sociedad. Sin ir más lejos, el mismísimo Presidente fue increpado en Córdoba, cuando fue a fotografiarse con Ratazzi y el paraoficialista Schiaretti en el marco de una inauguración.

crstina sonrie con mas luz

Acuciado por los reclamos populares obvios en los contextos neoliberales, el PRO no puede argumentar sus medidas ante la ciudadanía. Así lo demostró hoy la Gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, cuando quedó en offside ante el reproche de una bahiense, quien le espetó, con altura y respeto, su descontento por la política gubernamental de “pagarle a los buitres con el hambre del Pueblo”. Desconcertada, y sin libreto, la ex vicejefa porteña le contestó una obviedad: “Ya te pudiste expresar, estamos en Democracia”. La libertad de expresión, en un marco de vigencia plena del Estado de Derecho, no debería ser una cuestión a atribuirse como logro partidario. Lo que sí sería un avance, y seguramente era lo que esperaba la manifestante, es una respuesta política o apenas una refutación breve de la mandataria provincial. Lamentablemente, no la tuvo.

vidal increpada en bahía blanca

María Eugenia Vidal fue noticia por dos cuestiones esta semana: en principio, por el mísero menú que su gestión prevé para los comedores escolares, con fideos y arroz todos los días de la semana; por otra parte, y según el Boletín Oficial de Buenos Aires, la refacción de su incipiente hogar en una Base Aérea de Morón, que costará poco más de $660 mil al Estado Bonaerense, en función de la ampliación y embellecimiento de la nueva propiedad.

Estas irresponsabilidades le pueden costar muy caro al Gobierno Nacional, que parece apostar exageradamente a la eclosión social.

Ni hablar de Panama Papers, que en medio de los tarifazos cayó como una bomba en el núcleo social. Dañada la asepsia moral del Presidente, en detrimento por cada cuenta offshore que aparece a su nombre, la Justicia partidista salió a poner toda la carne al asador: aceleró la causa Lázaro Báez (causándole un dolor inconmensurable a Ileana Calabró), agarró el caso Natalio Nisman, y desarchivó el expediente ¡ANTONINI! Germán Garavano, el Ministro de Justicia, explicitó el otro día en Radio La Red una orden que ya fue retransmitida en el seno del Palacio de Retiro: “Aquel juez que no esté cómodo con el fin de la impunidad puede tomar la misma decisión que Oyarbide”. Oyarbide renunció. La impunidad, en el relato macrista, implica cazar kirchneristas y meterlos presos. (Bonadío se lo tomó muy a pecho y quiere cortar por lo sano, mandando a CFK a Ezeiza. Se ve que además de las pistolas a Bonadío le gusta el rock and roll).

macri y vidal me desesperan los aumentos

El manual de estilo, la metódica del retorno de las derechas, es similar en todo el continente. Si bien es cierto que hay un desgaste endógeno de los gobiernos de centro-izquierda, los Poderes Judiciales han emergido como nuevas alternativas de erosión. De ahí que el acoso jurídico hacia referentes políticos claves, masificado por los medios de comunicación, puede ser utilizado para mutilar  los movimientos nacional-populares de la región. La causa del Petrolao es la excusa para derrocar al PT en Brasil; en Bolivia, le inventaron un hijo a Evo Morales y le torcieron un plebiscito; en Venezuela, la ultraderecha ya no sabe qué hacer para sacar a Nicolás Maduro de Miraflores. Eso sí, hasta el momento ninguno de esos mandatarios aparecen en los Papeles de Panamá.

Rafael Correa, el presidente de Ecuador, viene denunciando hace ya un tiempo la puesta en vigor de un nuevo Plan Cóndor en la región. Hace unos días, Atilio Borón y Stella Calloni, entre otros intelectuales, ahondaron más en ese concepto y especificaron que se trata de un Plan Cóndor de la Desinformación. Fue en la puerta de la filial porteña de la multiestatal TeleSUR, ese proyecto periodístico discutible pero indispensable para la ciudadanía latinoamericana. El avasallamiento jurídico no es nada sin una construcción discursiva propugnada por los medios. Hoy no hay que pensar que los Macri giraron al exterior los dividendos oscuros que hicieron a costa del Estado y en connivencia con lo más rancio de la política en democracia y en Dictadura (fundamentalmente). Tampoco hay que pensar en el techo a las paritarias, en la depreciación del salario, los recortes a los jubilados, el retorno del trueque, el re-endeudamiento y la regresión neoliberal.

No.

Hoy hay que pensar que Cristina es culpable de todo lo que se le impute y tiene que compartir celda con el ex cuñado de la panelista de Intrusos y el fugaz marido de Karina Jelinek. Porque es todo lo mismo. Macri es el salvador de la Patria, lloverán inversiones y se pagará con Alegría más impuesto a las Ganancias. Aunque llegar estirar el sueldo haya pasado a ser una utopía. No importa.

Eso quieren vender. Porque si algo no tiene la derecha, es sutileza. Sino, cuantifiquen la cantidad de menciones a la investigación a Macri en los diarios de ayer. Y en los de hoy. Y los de mañana.

Lo riesgoso, es la resistencia popular. Que se demostrado capaz de salir a las calles aún con acefalía dirigencial y dispuesta a defender las conquistas de los últimos años. Desafiar y provocar, además de una conducta imprudente, es jugar con fuego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s