NO ES TIERRA VIRGEN DE LUCHA

El día 27 de Enero, bajo la siempre vigente modalidad del Caballo de Troya, se instaló un acampe en Plaza de Mayo que continuará hasta tanto no recupere su libertad la dirigente de la organización Tupac Amaru, Milagro Sala. Miles de personas visitan diariamente la “carpa de la resistencia”, que ya acobijó a Víctor Hugo Morales, Eugenio Zaffaroni, Madres de Plaza de Mayo, Peteco Carabajal, y demás referentes políticos, sociales y de la cultura. Dentro de la protesta, se generan las historias militantes, aquellas que exigen que Milagro pise las calles nuevamente.   

  1. La virgen va a estar en todas las luchas

Décimo día de acampe. Por el alto sol, hasta cualquier sombra brilla en Plaza de Mayo. La tropa del Papa Francisco se reúne a pocos metros de una de las fuentes. La convocatoria viene in crescendo desde hace algunas horas. Llegan un par más y arrancan, hacia la carpa blanca. Van puesto por puesto, feriante por feriante, ofreciendo la bendición personalizada del sacerdote. Los trabajadores le piden al “padrecito” que se detenga, que los escuche, que quieren saludar a la Virgen María.

Pegan, en puñados de minutos, toda la vuelta a la feria. Toman el micrófono en la carpa: saludan, reclaman por Milagro. Les chiflan: la CTA de Jujuy quiere bendición. Entonces, van para el lugar donde una tarde, increíblemente, un bondi de la línea 91 chocó y lastimó a seis militantes. Dios está en todos lados, y la Fé popular también. Dos chicas policías de rasgos norteños, solicitan la caricia de la Virgen. El cura brinda el pedido y las jóvenes se emocionan. Luego el padre habla: “no usen sus armas contra el pueblo”. Ellas ríen, ya muy nerviosas, y se roban toda la Fé. Una, muestra una medalla plateada y la vuelve a guardar.

Caminan cantando los “Misioneros de Francisco”, bien apretaditos y desparramando espiritualidad, y toman -por calle Yrigoyen- para el lado de las vallas negras que separan el territorio del acampe de la jurisdicción del nuevo gobierno. Muy cerca del perímetro les hacen un alto. “No se puede pasar para el otro lado con remeras políticas”.

-¿Cómo no nos vas a dejar pasar? Tenemos la virgen bendecida por Francisco en Paraguay, dice un Misionero.

El cana habla por handy. “No van a pasar”. La muchachada marcha para la otra puerta, la de calle Rivadavia. Tampoco, la orden es tajante. Bajan la virgen muy cerca de la Pirámide de Mayo. Se forma la ronda, comienzan a conversar. Un pibe de Moreno, que tiene un pañuelo atado en la cabeza para matar el calor, mete un párrafo significativo: “hace poco, hicimos un corte de ruta con la Virgen. Y en un momento, Gendarmería intento avanzar. Entonces, entre el humo de las gomas, como en una película, dejamos la Virgen, sobre el asfalto. Ellos avanzaron y cuando la vieron, al toque empezaron a recular”. Quedan apenas segundos de silencio, la banda mastica la anécdota explosiva, espiritual y mágica. La salida magistral, nuevamente, del cura: “La Virgen va a estar en todas las luchas”.

la virgen en la plaza_portadafrancisco milagro virgen

  1. Ruth.

Hay 3 instantáneas de los últimos días que marcan la polenta de Ruth. En la primera se la ve rejilla vallerina en mano raspando la olla que alimenta a todos los trabajadores y trabajadoras que acampan en Plaza de Mayo. La segunda entre el pogo peroncho en la noche del primer día que tiraba la consigna: sino sueltan a Milagro le paramo´ el país. Y la última, que no es final, con un impecable vestido verde agua de cumple de 15 fotografiándose con el cartel “Libertad a Milagro!”.

Después se la observa en un video que ya superó las 50.000 reproducciones contando porque festejó parte de su cumpleaños junto con sus compañeros en el acampe. Lo subieron en la fan page de Radio Gráfica. Con la mitad de clicks, cualquier portal de la nueva era hubiese titulado: “El video viral de la piba que cumplió 15 en la carpa de Milagro”. Pero la invisibilización de la alegría, también es parte de la operación.

Ruth, milita desde los 7 años en el Movimiento Evita Pilar y ya tiene en su mochila varias luchas. La tarde del cumple entra a la carpa, desbordada de alegría, y se la invita al micrófono. La leonera estalla entre los cánticos que los cumplas muy felices, que los cumplas muy feliz y es la groriosa jotapé. Entonces, dice “cuando vimos la jugada, vinimos el primer día a bancar a Milagro, a acampar con mis compañeros, que también son mi familia” y tras eso, sin ningún titubeo acapella y desde el fondo del corazón larga un canción en tono rap para la máxima dirigente de la organización Tupac Amaru. La voz se dispara y se convierte en luz y trepa tan alto que puede verse por una hendija de una celda en Alto Comedero, Jujuy.

12654476_1538175806475211_4465445037450593580_n

  1. Jallalla Milagro 

Cinco chinos miran por la ventana de la carpa y sacan fotos. Una vieja los cala de lejos y les tiende la mano para bailar. Los orientales huyen tímidos, pero entre risas. Un hombre se les acerca volante en mano, que contiene texto y en inglés. Los aceptan, pero dicen que “quieren mirar”. Es Domingo 31 y la Carpa Blanca que exige la Libertad de Milagro Sala explota de alegría, entre la música y los cánticos por la liberación.

Cuando las manos bien arriba empiezan a repetirse un poco más, entra en escena “Camerún”, un pibe de Quilmes que, primero, baila solo emulando los pasitos de las bandas de cumbia de los ´90 y luego convoca a bailarines, que en minutos ya forman como cinco filas. Entre acorde y acorde, el locutor arremete “no nos vamos a cansar de repetirlo, estamos acá porque queremos la libertad de Milagro Sala, la primer presa política de Macri” y seguido entona bien fuerte “Jallalla Milagro”.

 La fiesta es una ancha avenida por donde ingresan apoyos desde todos los lados, y la Feria de la Economía Popular, emplazada a pasitos, opera como un imán, como un gancho para nuevos partícipes de una lucha colectiva.

La historia reciente de los acampes, de las medidas de fuerza, de las ocupaciones, siempre han tenido el sesgo bien marcado del esfuerzo y la construcción sectorial y de puertas para adentro. Acá el hecho es distinto: no hay divisiones. Hay trabajadores, sindicatos, campesinos, cooperativistas, estudiantes, profesores, médicos, profesionales, comunicadores, hay más de 25 organizaciones sociales y políticas que expresan el amplio arco que no está dispuesto a aceptar presos políticos en la Argentina.

La jarana sigue en clave de inocencia, desde el corazón. Prohibido, terminante, el consumo de alcohol y de drogas en el distrito de Plaza de Mayo. Nada de nada, ni tantito así.

Ahora la banda danza en todos los formatos: manos arriba, trencito, baile bajo hasta el suelo, sube y baja, menea y revolea: impecable. Entran en escena un grupo de hombres y mujeres con carteles bien grandes de cartón donde se imprimen whipalasy consignas, danzan al compás de Rafaga.

La música comienza a bajar y con ese silencio previo de toda noche, el corolario es nuevamente el mantra: Libertad para Milagro Sala.

pogo peroncho12646618_974271282664803_5392177614522294747_o

  1. Sumadas

Hay dos señoras, dos doñas, o dos gordas, que se sumaron al equipo estándar de las cocineras de la carpa. No vienen de las ollas populares ni de las carpas de la década del 90. Ni de los MTD, ni del FRENAPO, ni de la organización en cooperativas, ni de los bachilleratos populares, ni de las orgas de barrio profundo del conurbano. Prácticamente no conocen a ningún referente político ni social.

Se acercaron un día y pidieron agua para el mate. Al otro, agua para el mate y en una de las idas, escucharon a los que hablaban y se quedaron un rato. Dirán después que les llamó la atención que esté la Virgen María y que no sabían que “la Milagro” había estado con Francisco. Luego, se arrimaron y pelaron una cebolla, ayudaron a bajar una pava de la cocina y cuidaron una olla. En una de esas uno les dijo “compañeras”, y otro “cumpa”. Al rato preguntaron, al rato entendieron.

Ahora mientras hablamos, en el comienzo de la mañana, una dice:
-No sabía que ustedes eran así.

1914498_1537956949830430_3006557251912922177_nlunnamed

12604843_974274049331193_773216351591945037_o

Eugenio Raúl Zaffaroni en el Acampe:

 

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s